Indice general

Buscador por palabras

Consulta

 

MEDICINA para la AUTOORGANIZACIÓN
Dolor Persistente y Otros Problemas Complejos


 

NEURALGIA del CIÁTICO
 

Ciática  Ciatalgia  

Lumbo-ciática  Seudo-ciática

 

 

NEURALGIA del CRURAL
 

Cruralgia   Meralgia parestésica

 

Dr. Pablo Rubén Koval
Médico Especialista



Neuralgia del ciático. Neuralgia del crural. Meralgia parestésica.

Ante un dolor que comienza en la cintura o en el glúteo, baja por el muslo y llega a la pierna o el pie, rápidamente se le pone el diagnóstico de ciática. Si el dolor corre por la cara anterior del muslo, se le pone el diagnóstico de cruralgia o de meralgia parestésica. Son diagnóstico poco útiles porque no dicen nada de la causa y menos aún permiten considerar el tratamiento más adecuado. Por lo común se hacen radiografías y resonancias magnéticas en la búsqueda de una hernia de disco o de un estrechamiento del canal. Sin embargo la presencia de alguno de estos problemas raras veces es la causa del dolor. Esta es la razón por la cual la cirugía fracasa con tanta frecuencia.

El dolor es una de las formas que el organismo posee para expresar un desequilibrio, una desarmonía, una pérdida del orden vital. Cuando una parte del organismo duele es porque hay un trastorno en el funcionamiento de ese organismo; el orden natural tendiente al estado de salud, por alguna razón se ha perdido. El dolor del ciático o del crural, en general, es el resultado de un proceso iniciado mucho tiempo atrás..

Cuando un nervio, un disco intervertebral o la estructura de una vértebra se enferman, es porque el organismo está enfermo. Nunca se enferma una parte por separado, aisladamente del conjunto. Lo que se presenta como enfermedad es la manifestación de un desequilibrio más profundo. Y ese desequilibrio tiene su origen en irritaciones que sufre el sistema nervioso durante la vida.  Esas irritaciones están representadas por campos interferentes.  En conclusión la neuralgia del ciático, la neuralgia del crural y la meralgia parestésica se deben en general a la acción persistente de campos interferentes. Esta es la razón porque los tratamientos analgésicos, antiinflamatorios, kinesiológicos e incluso la cirugía no resuelven el problema total y definitivamente: la causa sigue activa a pesar de ellos.

Además, hay que tener presente que ese dolor representa el tercer eslabón de una cadena de al menos tres eslabones. Tratar el último eslabón de una cadena significa tratamiento sintomático, es decir solución temporaria sin resolución de la causa.

El segundo eslabón en esta cadena está representado por la formación de hueso en lugares anormales (osteofitos, picos de loro), la presencia de edema en el área de salida del nervio a nivel de la columna vertebral que aumenta aún más su compresión, así como por contractura muscular. Tratar este segundo eslabón con corticoides (cortisona) o relajantes musculares también es ofrecer un tratamiento que no va dirigido a la causa, es paliativo y no resuelve el problema.

El primer eslabón de la cadena suele ser un campo interferente en cualquier sitio del cuerpo (lejos de la columna, del ciático y de los músculos) que con el tiempo provoca cambios en la forma del hueso, disco o cartílago vertebral o, contractura muscular. El tratamiento de elección y generalmente curativo es el del campo interferente causal mediante terapia neural.

Problemas de salud persistentes
Campos interferentes

Las irritaciones internas y externas que recibe el sistema nervioso durante la vida -físicas, químicas, emocionales o biológicas- van produciendo cambios en la actividad, en la intercomunicación e interrelación de las células del propio sistema nervioso. Uno de los efectos de estos cambios es la generación, por lo común en el área donde ocurrió la irritación, de tejido funcionalmente diferente al resto de los tejidos naturales, que se denominan campos interferentes porque pueden, a su vez, constituir nuevas irritaciones del sistema nervioso. Los campos interferentes interfieren las funciones del sistema nervioso por su actividad cibernética diferente. Ese proceso de irritaciones y nuevas irritaciones puede dar lugar al establecimiento de problemas de salud persistentes en cualquier parte del organismo. Es decir que la enfermedad siempre es resultado de un proceso iniciado mucho tiempo antes. En la misma persona pueden coexistir varios campos interferentes. La medicina clásica no reconoce su existencia.
 
Los campos interferentes pueden haberse desarrollado en donde, en algún momento de la vida de la persona, hubo:

> un proceso inflamatorio o infeccioso: amígdalas (faringitis, anginas, difteria, mononucleosis, escarlatina); adenoides; senos de la cara (sinusitis); oídos (otitis); sistema nervioso central (meningitis, encefalitis); hígado (hepatitis); vesícula; páncreas; pulmón; bronquios, pleura; estómago; intestino; apéndice; riñón; vejiga (cistitis); próstata; pene (venéreas); ovarios; útero; vagina (infecciones); abscesos; úlceras; etc.

> una cicatriz por cirugía o herida en piel, mucosa, músculo, víscera, tendón o hueso (fractura).

> un traumatismo (golpe, caída, agresión física)

> problemas odontológicos: cicatriz de extracción; pieza desvitalizada por endodoncia (conducto); compromiso de la pulpa dentaria (nervio) por un arreglo profundo; granuloma; infección ósea residual; quiste; odontoma; proceso inflamatorio o infeccioso presente o pasado: periodontitis, bolsa gingival; pieza en posición anómala, retenida, semi-retenida, desplazada o inclinada; muela de juicio sana sin espacio propio o en contacto con el canal del nervio mandibular; pieza embrionaria; resto de raíz; pieza utilizada como pilar de puente; metal (implante, perno, amalgama, gancho, prótesis); ortodoncia en adultos  y trastorno oclusivo (mordida).

> la memoria corporal de una carga afectiva, emocional o daño psicológico (estrés, pérdida, abuso sexual, tortura, etc.).

> un cuerpo extraño (metal, vidrio, hilo de sutura, talco de los guantes, etc.).

Tratamiento

La Medicina para la Autoorganización (Terapia Neural + Odontología Neurofocal + Modulación Neuromuscular) cuenta con los recursos para actuar y modificar la actividad de esos campos interferentes, lo cual, en la mayoría de los casos permite restablecer la funciones naturales del sistema nervioso y de ese modo la reparación y la curación. Muchas veces los cambios son rápidos.

Nuestra tarea como médicos es encontrar el origen de la irritación del sistema nervioso, tratarlo y resolverlo. El organismo, sin esas interferencias, podrá llevar a cabo su propio proceso de reparación y curación.

Cada situación es distinta, cada persona es singular y no es comparable a otra con problemas de salud similares o perecidos y por eso el tratamiento debe ser individualizado.

La forma de resolver estos problemas tan complejos no puede basarse en relajantes musculares, analgésicos, antiinflamatorios, corticoides, clonazepán, antidepresivos o cirugía. El uso prolongado de analgésicos-antiinflamatorios puede ser causa de importantes efectos tóxicos.  La cirugía está indicada en casos absolutamente extremos de pérdida de control de esfínteres o parálisis de la extremidad. Fuera de estas situaciones suele causar daño adicional que puede percibirse en forma inmediata o hasta años después de llevada a cabo.

Video: "Dolor persistente, causas"

Video: “Problemas de la columna vertebral”

Video: "Dolores musculares, tendinitis, limitación del movimiento, ciática" 

Video: "Dificultad para caminar"

Lectura complementaria

Medicina para la autoorganización

Pérdida de vitalidad

Dolor muscular

Dolor por hernia de disco

Columna, fracaso de la cirugía

Antiinflamatorios, efectos tóxicos

Capítulo destinado a los profesionales de la salud

Casos clínicos

 


Indice General    Buscador por palabras    Consulta

Publicado desde el 9/8/2000.  Actualizado en forma permanente.
Copyright © 2017 [Dr. Pablo R. Koval].
   Reservados todos los derechos.