Indice general

Buscador por palabras

 Casos clínicos

Consulta

 

MEDICINA para la AUTOORGANIZACIÓN
Dolor Persistente y Otros Problemas Complejos


 

DOLOR de CINTURA

DOLOR de ESPALDA

DOLOR LUMBAR

CIÁTICA

 

Dr. Pablo Rubén Koval
Médico Especialista


El dolor persistente o recurrente de cintura o de espalda baja, que en medicina se conoce como dolor lumbar, lumbago o lumbalgia (son todos sinónimos) no siempre se debe a un problema en la columna. Es más, muy pocas veces ese tipo de dolor tiene como causa enfermedades de la columna. Por esto es común el fracaso de las cirugías y de los tratamientos kinesiológicos.

Ocurre que cuando una persona acude al médico con dolor lumbar, de cintura, el profesional le pide una radiografía y una resonancia, y a veces ese estudio muestra alteraciones morfológicas (picos de loro, osteofitos, artrosis, hernia discal, canal estrecho, etc.) que son interpretadas como la causa del dolor. Sin embargo, muchísima gente tiene esas mismas alteraciones morfológicas sin presentar jamás dolor de cintura, lumbago o lumbalgia. Esos cambios morfológicos son alteraciones que se producen porque el organismo no está renovando en forma adecuada sus estructuras, lo hace, pero no puede conservar la forma original porque hay factores (campos interferentes) que afectan su buen funcionamiento.

Muchas veces (la gran mayoría) el dolor de cintura tiene que ver con el aparato digestivo, con una operación de la vesícula biliar, con una cesárea, un parto o un aborto, con la operación de una hernia, con una muela mal ubicada o en mal estado, con una cirugía en un pie o con cualquier otra agresión sufrida por esa persona durante su vida. Esas áreas agredidas, que causaron irritación del sistema nervioso en su momento pero que continúan haciéndolo porque el organismo tiene memoria, se denominan campos interferentes.

De acuerdo a nuestra forma de entender el problema, el dolor representa el último eslabón de una cadena de al menos tres eslabones. Tratar el último eslabón de una cadena significa tratamiento sintomático, es decir solución temporaria sin resolución de la causa.

El segundo eslabón en esta cadena está representado por la formación de hueso en lugares anormales (osteofitos, picos de loro), y la presencia de edema en el área de salida del nervio a nivel vertebral que aumenta aún más su compresión, así como por contractura muscular disfuncional. Tratar este segundo eslabón con corticoides (cortisona) o relajantes musculares también es ofrecer un tratamiento que no va dirigido a la causa, es paliativo y no resuelve el problema.

El primer eslabón de la cadena suele ser un campo interferente en cualquier sitio del cuerpo que con el tiempo provoca cambios morfológicos en el hueso, disco o cartílago vertebral o, contractura muscular. El tratamiento de elección y, generalmente, curativo es el del campo interferente causal.
 

El tratamiento de los campos interferentes causales permiten resolver el dolor persistente o recurrente sin necesidad de recurrir a analgésicos antiinflamatorios ni a cirugías.

La medicina para la autoorganización promueve los procesos de autocuración; la eliminación de campos interferentes impulsa al organismo a encontrar el camino de su propia salud.

Por definición la ciática es un dolor que corre a lo largo del nervio ciático, desde la cintura (región lumbar) hasta el pie (lumbo-ciática).

A veces ese dolor se origina en un problema de la columna que comprime la salida del nervio ciático y otras por la irritación de ese nervio a lo largo de su recorrido sometido a la presión o al atrapamiento de músculos contracturados por presencia de uniones neuromusculares disfuncionales (puntos gatillo), en el cuadrado lumbar, el glúteo mayor o el piramidal. Pero, como se mencionó anteriormente ese dolor persistente o recurrente representa el tercer eslabón de una cadena de, al menos, tres eslabones. El problema original suele encontrarse en el primer eslabón, es decir en uno o más campos interferentes.

Síntomas y enfermedades persistentes
Campos interferentes

Los campos interferentes ejercen estímulos fuertes sobre el sistema nervioso y pueden dar lugar al establecimiento de problemas de salud persistentes o recurrentes en cualquier parte del organismo. En la misma persona pueden coexistir varios campos interferentes. La medicina clásica no reconoce su existencia.

 

Los campos interferentes pueden haberse desarrollado en donde, en algún momemto de la vida de la persona, hubo:
> un proceso inflamatorio o infeccioso
: amígdalas (faringitis, anginas, difteria, mononucleosis, escarlatina); adenoides; senos de la cara (sinusitis); oídos (otitis); sistema nervioso central (meningitis, encefalitis); hígado (hepatitis); vesícula; páncreas; pulmón; bronquios; estómago; intestino; apéndice; riñón; vejiga (cistitis); próstata; pene (venéreas); ovarios; útero; vagina (infecciones); abscesos; úlceras; etc.
> una cicatriz
por cirugía o herida en piel, mucosa, músculo, víscera, tendón o hueso (fractura).
> un traumatismo (golpe, caída, agresión física)
> problemas odontológicos: cicatrices de extracciones; una pieza desvitalizada (conducto); compromiso de la pulpa dentaria (nervio) por un arreglo profundo; granuloma; infecciones óseas residuales; quistes; odontomas; procesos inflamatorios o infecciosos presentes o pasados: periodontitis, bolsas gingivales; piezas en posición anómala, retenidas, semi-retenidas, desplazadas o inclinadas; muelas de juicio sanas sin espacio propio o en contacto con el canal del nervio mandibular; piezas embrionarias; restos de raíces; piezas utilizadas como pilares de puentes; metales (implantes, pernos, amalgamas, ganchos, prótesis); endodoncias con sobre-obturación del material de relleno que irritan el hueso subyacente; ortodoncia en adultos  y trastornos oclusivos (mordida).
> la memoria corporal de una carga afectiva, emocional o daño psicológico (estrés, pérdida, abuso sexual, tortura, etc.).
> un cuerpo extraño (metal, vidrio, hilo de sutura, talco de los guantes, etc.).

Una vez eliminados los estímulos nocivos provenientes de campos interferentes, las funciones corporales recuperan su normalidad y el organismo inicia su proceso de curación.

Nuestra tarea es encontrar el origen de la irritación del sistema nervioso y resolverla. El organismo se encargará de su propia curación.

Nota: Cuando al dolor se agrega parálisis o pérdida del control de esfínteres el tratamiento casi siempre es quirúrgico. Pero esto ocurre muy raramente.

Video: "Dificultad para caminar"

Video: "Dolores musculares, tendinitis, limitación del movimiento, pérdida de fuerza" 

Video:  “Problemas de la columna vertebral”

Video: "Dolor persistente, causas"

Video: “Tratamiento del paciente con dolor crónico, persistente o recurrente”

 

Lectura complementaria

Medicina para la autoorganización

Dolor muscular

Columna, fracaso de la cirugía

Antiinflamatorios, efectos tóxicos

Capítulo destinado a los profesionales de la salud

Libro (*): "Medicina para el Ser Singular con
Dolor Persistente u Otros Problemas Complejos
.
Fundamentos para la Terapia Neural Moderna." Autor: P. Koval.

Casos clínicos
 


Indice General    Buscador por palabras    Consulta

Publicado desde el 9/8/2000.
 Actualizado en forma permanente.
Copyright © 2012 [Dr. Pablo R. Koval].
   Reservados todos los derechos.