Indice general

Buscador por palabras

Consulta

 

MEDICINA para la AUTOORGANIZACIÓN
Dolor Persistente y Otros Problemas Complejos


 

FIBROMIALGIA

CANSANCIO PERSISTENTE

FATIGA CRÓNICA

 

Dr. Pablo Rubén Koval
Médico Especialista


 

Fibromialgia
Fatiga crónica
Cansancio persistente

Cuando el organismo hace una enfermedad de estas características con compromiso del estado general y dolor intolerable es porque hay un trastorno en su funcionamiento; el orden biológico natural tendiente al estado de salud, por alguna razón se ha perdido. El dolor es una de las formas que el organismo posee para expresar un desequilibrio, una desarmonía, una pérdida del orden vital.

Tanto la fibromialgia como la fatiga crónica representan el resultado de un proceso, no aparecen porque sí.

Cuerpo Roto
Óleo de Marta Virginia Cella
*
Artista plástica

¿Qué significa desorden biológico?
¿A qué se debe ese desorden?
 

Antes que nada trataré de explicar qué es la "maravilla" del orden biológico. No es un orden rígido, militar, inamovible. Es un orden dinámico, en permanente cambio y renovación. Todo nuestro organismo, internamente está en permanente movimiento y a su vez, en orden. Un equilibrio perfecto. En cada una de nuestras células infinidad de sustancias químicas reaccionan entre sí y forman nuevas sustancias que generan hormonas, enzimas, proteínas, neurotransmisores, etc. A partir de otras reacciones químicas el organismo obtiene energía que la usa para sus actividades y para sintetizar nuevas sustancias. La información proveniente del exterior y del interior del propio organismo, es modulada, analizada y utilizada para organizar y dirigir nuevas actividades. Renueva y mantiene la calidad de sus células y estructuras permanentemente durante toda la vida, incluso huesos, tendones y músculos. En ningún momento de la vida ese movimiento, ese fluir dentro del orden, se detiene. Sólo se detiene con la muerte.

El organismo "sabe" cómo organizar sus cosas, tiene "conciencia" de lo que necesita, en qué lugar hace falta tal o cual sustancia, tal o cual acción, qué es lo que no le sirve y debe eliminar. Nuestro organismo es parte de la "sabiduría universal". No hace falta decirle nada, no hace falta ordenarle nada, todo lo sabe y todo lo hace. Sabe cómo hacer para vivir, sabe cómo hacer para defenderse de las agresiones, sabe reaccionar y sabe cómo curarse por sí solo.

Sin embargo algunas agresiones-irritaciones de magnitud suficiente pueden producir cambios en ese orden biológico. Por ejemplo, una cirugía, un traumatismo, una muela en mala posición, infectada o con conducto, el abuso físico, un problema emocional importante, etc. pueden generar un campo interferente y actuar irritando al sistema nervioso y cambiando ese orden tan perfecto. Durante un tiempo, meses, años, el organismo compensa, busca otros caminos y no aparecen manifestaciones visibles. Pero en algún momento, generalmente porque se suma otra agresión-irritación el desorden se hace manifiesto. Eso es lo que la medicina denomina "enfermedad". Es decir que la enfermedad es un orden biológico diferente; es un proceso que se inicia mucho antes de hacerse visible, detectable y perceptible con síntomas, y cambios en radiografías o análisis.

Actuando sobre la causa irritativa y no simplemente sobre los síntomas, se facilita al organismo la recuperación de su orden biológico natural que se expresa con sensación de bienestar y libertad para funcionar en todos los aspectos: físico, emocional, intelectual. Para saber como actuar con esta medicina es de capital importancia conocer la historia de vida de la persona enferma, lo cual la torna absolutamente singular. Por esta razón los tratamientos son singulares y las respuestas también. No hay dos personas iguales, ni dos tratamientos iguales.

Estas enfermedades constituyen la expresión -el emergente- de la sumatoria y/o interrelación de irritaciones sobre el sistema nervioso: cirugías, traumatismos, emociones fuertes, procesos inflamatorios o infecciosos acontecidos en el pasado (meses, años) o actuales. Estas agresiones pueden actuar como campos interferentes.

Es decir que el dolor, la pérdida de vitalidad y los demás síntomas no son la enfermedad. La enfermedad radica en la pérdida del rumbo, en la alteración del equilibrio vital dinámico.

Como seres vivos poseemos funciones naturales que nos permiten la vida, la supervivencia, la creación. Pero esas funciones naturales pueden resultar alteradas. Ese orden natural que se manifiesta con sensación de bienestar y más íntimamente con circuitos de auto-organización que permiten la actividad energética de un modo biológicamente económico, puede resultar afectado por factores emocionales, físicos o ambientales. Ante esos estímulos el organismo busca un nuevo orden en su sistema de auto-organización que muchas veces deja de ser biológicamente económico y presenta gasto excesivo de energía. Esos cambios se manifiestan con lo que se denomina enfermedad. Cuando se altera la función de no tener dolor, se manifiesta con dolor persistente (fibromialgia). Cuando la pérdida de energía es importante se manifiesta con fatiga crónica. Cuando se alteran los circuitos hormonales se manifiesta con enfermedades glandulares (hipotiroidismo-hipertiroidismo). Cuando se afectan los circuitos de sueño-vigilia se manifiesta con insomnio. Cuando se afecta la función inmunológica se manifiesta con infecciones bacterianas, virales, por hongos. Cuando se alteran los circuitos psíquicos se manifiesta con depresión, angustia, pánico. Cuando se alteran los circuitos de regulación cardíaca se manifiesta con arritmias. Cuando se afecta la función intestinal se manifiesta con “colon irritable”.  Por eso decimos que el organismo “hace” su propia enfermedad (no estoy diciendo que la inventa ni que el problema sea psicológico como única causa), y que las diferentes enfermedades son manifestaciones de la pérdida del orden biológico natural.

Problemas de salud persistentes o recurrentes
Campos interferentes

Los campos interferentes ejercen estímulos fuertes sobre el sistema nervioso y pueden dar lugar al establecimiento de problemas de salud persistentes o recurrentes en cualquier parte del organismo. En la misma persona pueden coexistir varios campos interferentes. La medicina clásica no reconoce su existencia.

 

Los campos interferentes pueden haberse desarrollado en donde, en algún momento de la vida de la persona, hubo:
> un proceso inflamatorio o infeccioso
: amígdalas (faringitis, anginas, difteria, mononucleosis, escarlatina); adenoides; senos de la cara (sinusitis); oídos (otitis); sistema nervioso central (meningitis, encefalitis); hígado (hepatitis); vesícula; páncreas; pulmón; bronquios; estómago; intestino; apéndice; riñón; vejiga (cistitis); próstata; pene (venéreas); ovarios; útero; vagina (infecciones); abscesos; úlceras; etc.
> una cicatriz
por cirugía o herida en piel, mucosa, músculo, víscera, tendón o hueso (fractura).
> un traumatismo (golpe, caída, agresión física)
> problemas odontológicos: cicatrices de extracciones; una pieza desvitalizada (conducto); compromiso de la pulpa dentaria (nervio) por un arreglo profundo; granuloma; infecciones óseas residuales; quistes; odontomas; procesos inflamatorios o infecciosos presentes o pasados: periodontitis, bolsas gingivales; piezas en posición anómala, retenidas, semi-retenidas, desplazadas o inclinadas; muelas de juicio sanas sin espacio propio o en contacto con el canal del nervio mandibular; piezas embrionarias; restos de raíces; piezas utilizadas como pilares de puentes; metales (implantes, pernos, amalgamas, ganchos, prótesis); endodoncias con sobreobturación del material de relleno que irritan el hueso subyacente; ortodoncia en adultos  y trastornos oclusivos (mordida).
> la memoria corporal de una carga afectiva, emocional o daño psicológico (estrés, pérdida, abuso sexual, tortura, etc.).
> un cuerpo extraño (metal, vidrio, hilo de sutura, talco de los guantes de cirugía, etc.).

Una vez eliminados los estímulos nocivos provenientes de campos interferentes, las funciones corporales recuperan su normalidad y el organismo inicia su proceso de curación. Muchas veces los cambios son rápidos.

Nuestra tarea es encontrar el origen de la irritación del sistema nervioso y resolverla. El organismo se encargará de su propia curación.

Tratamiento

El tratamiento debería estar dirigido a la causa y no a la consecuencia; tanto los calmantes como los relajantes musculares, los antidepresivos o el clonazepán tratan la consecuencia; los medicamentos tapan el problema, no lo resuelven.

La forma de resolver trastornos tan complejos debe basarse en la corrección de los problemas interferentes locales y distantes, nuevos y viejos, propios de cada persona y ésto sólo puede lograrse con un método terapéutico que conceptualmente entienda la totalidad. Hay que apuntar a la causa y no sólo a las manifestaciones.

La Medicina para la Autoorganización mediante terapia neural y modulación neuromuscular cumple este objetivo. La odontología neurofocal también es parte integrante de este nuevo concepto médico.

El ozono puede ser un útil complemento terapéutico.

Tratamiento de la fibromialgia según la medicina ortodoxa
Pregabalina: un nuevo medicamento hecho a medida

En el mercado farmacéutico apareció hace unos años el fármaco pregabalina que se promueve como el primero y único aprobado para el manejo de la fibromialgia.

Los resultados que avalan esta aseveración fueron obtenidos en estudios que duraron 26 semanas en 1051 pacientes. A partir de este periodo tan breve y con una población tan pequeña el laboratorio afirma que el medicamento sirve para toda la vida de los millones de personas que tienen este diagnóstico.

La pregabalina como casi todos los medicamentos alopáticos apunta a la consecuencia y no a la causa.

 

Video: "Dolor persistente, causas"

Video: “Tratamiento del paciente con dolor crónico, persistente o recurrente”

Video: "Dolores musculares, tendinitis, limitación del movimiento, pérdida de fuerza" 

Video: "Dificultad para caminar"

Lectura complementaria

Medicina para la autoorganización

Pérdida de la vitalidad

Sistema nervioso vegetativo

Capítulo destinado a los profesionales de la salud

Libro (*): "Medicina para el Ser Singular con
Dolor Persistente u Otros Problemas Complejos
.
Fundamentos para la Terapia Neural Moderna." Autor: P. Koval.

 

Caso clínico
 
(única medicación lidocaína muy diluida)
 

Mujer, IB de 62 años con diagnóstico de fibromialgia. Desde hace 10 años presenta dolor generalizado a predominio de cabeza, cuello brazos y nalgas. Se asocian trastornos digestivos variados, mareos, insomnio, estado de angustia y ansiedad y cansancio permanente. Medicada con antidepresivos y clonazepán.

Como antecedentes y posibles campos de interferencia pueden señalarse anginas persistentes, sinusitis desde niña. Operación de apéndice y de vesícula biliar a los 19 años.  Cirugía de un quiste mamario 30 años atrás y una histerectomía 20 años atrás. Hace 30 años hizo un tratamiento de adelgazamiento que alteró su equilibrio emocional.  

En la primera sesión se actúa pensando en la región de la garganta y de los senos de la cara como elementos de primera importancia. Como resultado se obtiene alivio de los dolores y mejoría del mareo. Persisten los trastornos digestivos. Comienza a reducir la dosis de los medicamentos.

En la segunda sesión, una semana después se repiten los procedimientos efectuados en la primera agregándose tratamiento sobre las cicatrices de histerectomía, colecistectomía y apendicectomía. También se tratan mediante modulación los músculos esternocleidomastoideo y trapecio.  Se obtiene mejoría del desorden digestivo. El mareo mejora aún más. Persisten dolores regionales diversos. Persisten molestias faríngeas.

En la tercera sesión 15 días después se repiten los procedimientos de la primera sesión. Se tratan mediante modulación neuromuscular dolores persistentes en diversos músculos de cuello, hombros y miembros superiores. Se logra mejoría completa de los mareos y alivio sustancial de los dolores de cabeza, cuello y miembros superiores. Siete días después presenta un cuadro de diarrea y vómitos de 3 días de duración.

En la cuarta sesión 15 días después se efectúa una aplicación en la región simpática lumbar L1 y L3.  Como  resultado se logra una mejoría del 100% de los trastornos digestivos.  Persisten dolores en la región lumbar y en los miembros inferiores. Suspende todos los medicamentos.

Quinta sesión 20 días después. Se efectúa una aplicación suprapúbica (ginecológica) que en forma inmediata da alivio de los dolores lumbares y de miembros inferiores con persistencia de algunas áreas dolorosas que se tratan mediante modulación neuromuscular. Desaparece la sensación de cansancio.

Sexta sesión, 2 meses después, la paciente concurre por un nuevo episodio de náuseas y diarrea. Se repite el procedimiento a nivel del simpático lumbar. 

Controlada telefónicamente 1 año después la paciente se mantiene sin sintomatología, en actividad y de buen humor. No toma ningún fármaco.


Indice General    Buscador por palabras    Consulta

Copyright © 2013 [Dr. Pablo R. Koval]. 
Reservados todos los derechos.