ESTIMULACIÓN 

NEURALTERAPÉUTICA del  

GANGLIO CERVICAL SUPERIOR

 

Página de inicio

Otras técnicas de TN

 

 

Dr. Pablo R. Koval, 
Argentina, 27/09/04

El ganglio cervical superior

El ganglio cervical superior es una masa de color rosado grisáceo, de forma en huso situada sobre el músculo recto anterior mayor de la cabeza inmediatamente por delante de la apófisis transversa de las vértebras cervicales 2°, 3° y a veces 4°. Su porción superior se encuentra en estrecha relación con los nervios glosofaríngeo, hipogloso y vago y con el nacimiento de las ramas laríngea y faríngea del último, mientras que a lo largo de toda su estructura se encuentra en relación directa con la vaina carotídea que engloba a la arteria carótida interna, a la vena yugular interna y al nervio vago, encontrándose en una posición inmediatamente posterior a estas estructuras. Es el más grande de los ganglios paravertebrales, tiene de 3 a 5 cm de longitud, 0.6 a 1 cm de ancho y de 0.2 a 0.4 cm de espesor, con su extremidad inferior a 1-2 cm por debajo de la base del cráneo y su extremidad inferior por delante de la apófisis transversa de la 4° vértebra cervical. Se considera que representa la fusión de los cuatro ganglios segmentarios correspondientes a los cuatro nervios cervicales superiores.

El ganglio cervical superior da muchas ramas significativas que controlan casi toda la actividad simpática de la totalidad de la cabeza y de la porción superior del cuello.

Técnica de bloqueo

Se logra un más completo abordaje de la inervación simpática de la cabeza y del cuello a través de la estimulación del ganglio cervical inferior (estrellado). Por otra parte, la estrecha proximidad del ganglio superior a los nervios vago, glosofaríngeo e hipogloso hace que estos nervios queden involucrados cuando se inyectan 5 cc o más de solución.

Se ubica al paciente con la cabeza girada hacia el lado opuesto, se hace un habón dérmico a 1 cm por debajo y por detrás del extremo de la apófisis mastoides. Con la cabeza rotada el habón se encuentra a nivel de la apófisis transversa de C2. Se emplea una aguja de 5 cm calibre 22 ó 25 sin jeringa, que se introduce perpendicularmente a la piel y se avanza hasta contactar la apófisis transversa, en ese punto se ubica un marcador sobre la aguja a 2 cm de la piel. Se retira la aguja hasta que su punta se encuentre en el tejido subcutáneo, luego se reinserta de modo que su eje forme un ángulo de 25° con el corte coronal; quedando la punta hacia delante y el cono hacia atrás respecto de la línea coronal media. Se avanza lentamente la aguja hasta que el marcador tome contacto con la piel, se efectúa una prueba de aspiración y, si es negativa, se inyecta lentamente la solución. Si la punta de la aguja se encuentra en la posición correcta no habrá resistencia a la inyección. Si existe resistencia es que la punta se encuentra en músculo, debiendo introducirse un poco más hacia delante. Una inyección positiva se asocia al síndrome de Horner: constricción de la pupila, caída del párpado y exoftalmos; además, congestión conjuntival, ausencia de sudoración, aumento de la temperatura cutánea y congestión de la mucosa nasal homolateral.

A menos que se tomen extremas precauciones y se haga la prueba de aspiración en forma repetida, el neuralterapéutico puede ser inyectado inadvertidamente en uno de los grandes vasos tan cercanos al ganglio o en el espacio subaracnoideo. Si la solución es inyectada dentro de la vaina carotídea puede resultar afectado el vago observándose taquicardia, puede resultar comprimida la arteria carótida con la consiguiente isquemia cerebral transitoria (vértigo , pérdida de la conciencia) aunque esto es muy infrecuente con dosis de 5 cc o inferiores.

La aplicación sobre el ganglio cervical superior está indicada en pacientes con espasmo arterial cerebral, trombosis o embolismo y en los síndromes faciales (dolor, parálisis, espasmo, atrofia).