TEMAS en DISCUSIÓN

 

OPINA
PREGUNTA
RESPONDE

forodetn@gmail.com

Volver a Inicio


 

Problema con manifestación dermatológica
Pablo R. Koval, méd., Argentina, 11/8/11

Quiero referirme a los "problemas dermatológicos" en general y para eso describiré lo ocurrido con una mujer de 54 años que consultó por urticaria "alérgica" de 15 años de evolución resistente a diversos tratamientos dermatológicos. Recibió además antihistamínicos, corticoides y últimamente inmunomoduladores.

El cuadro de urticaria empezó tras un embarazo, las lesiones afectaban prácticamente todo el cuerpo lo cual le dificultaba su actividad social y por supuesto su estado anímico.

Tras explicarle el concepto de que la piel es un órgano de eliminación, además de ser un elemento de aislación y a su vez de relación, y que lo que la piel presenta habitualmente es una manifestación de algo más profundo, indicamos suspender toda la medicación que estaba recibiendo e iniciamos el tratamiento TN por el área, a nuestro entender,"más lógica" en este ser singular, es decir, con una aplicación suprapúbica y en la cicatriz de la cesárea. Las lesiones comenzaron a mejorar con concentración de las molestias (prurito) en plantas de pies y sobre todo se observó un cambio en su estado de ánimo. La segunda aplicación en región suprapúbica mantuvo el resultado obtenido en la primera sin lograr mayor mejoría. Persistía la molestia en las plantas. En la tercera aplicación tratamos las cicatrices de las operaciones por hallux valgus que produjo un alivio inmediato del prurito plantar. La situación siguió mejorando y las lesiones se concentraron en las áreas en donde el problema había comenzado: región lumbar y abdominal. Hicimos una aplicación en el plexo simpático lumbar D12-L1. Tras esta aplicación, la señora recordó vagamente trastornos gastrointestinales desde muy joven. Un mes después las lesiones habían desaparecido en un 95%, su estado de ánimo era excelente lo cual se reflejaba en sus facciones y como observaba que día a día estaba mejor, no repetimos la aplicación. El tratamiento se extendió durante 4 meses. En conclusión, la irritación inicial había sido en la cavidad abdominal, las cirugías de los juanetes fueron elementos irritativos que interactuaron con la irritación existente y finalmente el último embarazo y la cesárea  actuaron como desencadenantes. La "urticaria alérgica" era una expresión de un trastorno de la función tónico-trófica. La corrección del estado parabiótico de esos campos interferentes permitió la recuperación de la actividad tónico-trófica neural natural que se expresó en la resolución de las lesiones dermatológicas.

Siguiendo los criterios de Kent (Filosofía homeopática), para que la respuesta terapéutica constituya un proceso de curación tiene que evolucionar siguiendo ciertas pautas; cuando aparecen nuevas manifestaciones sintomáticas, éstas deben seguir caminos determinados (en general, inversos al orden de su aparición), por ejemplo: desde la cabeza a las manos o a los pies, desde órganos más importantes a los menos importantes, desde el centro corporal a la superficie, desde la línea media a la periferia y a las extremidades y en estas, desde proximal a distal. Si los síntomas desaparecen en esas direcciones, habitualmente son eliminados de una manera definitiva. En cambio, cuando los cambios se producen en forma inversa al señalado, significa que el problema se ha agravado.

Es un error pensar en enfermedades de la piel, así como en enfermedades de cualquier otro órgano, son enfermedades que se manifiestan en la piel o en cualquier otro órgano. El tratamiento aislado de la manifestación cutánea (o de las faneras) puede causar agravamiento de la enfermedad profunda (vicariación progresiva). Por otro lado, si tras una aplicación neuralterapéutica las manifestaciones cutáneas se agravan  (o aparecen lesiones cutáneas) es muy probable que se trate de una reacción de eliminación y deberían ser respetadas.


Comentario 1:
José Espinoza, méd., Venezuela, 15/8/11

Muy interesante Dr. Koval el caso de esa paciente, aprovechando el tema en cuestión me permito preguntar a Ud. y los foristas sobre el manejo del vitiligo, saludos y felicidades


Comentario 2:
Pablo Koval, méd., Argentina, 15/8/11

Estimado Dr. Espinoza, el objetivo de ese artículo es mostrar que en la piel se expresan problemas profundos.
Ud. se refiere al vitiligo, pero no menciona el vitiligo de quién. ¿Cuál es la historia de vida de esa persona que fue a su consulta y presenta vitiligo?


Comentario 3:
Juan Carlos Jiménez Illera, méd., 15/8/11

Hola Dr Koval
La patología dermatológica en terapia neural, como cualquier otra enfermedad debe ser manejada desde la globalidad del ser, no solo mirando la piel. La dificultad que he encontrado con algunos pacientes con manifestaciones dermatológicas es la premura de ellos en mejorar su aspecto estético y es allí cuando podemos fracasar si no le dedicamos tiempo para explicarle el proceso de curación con terapia neural, pues a veces ellos inician terapéuticas concomitantes con algunas cremas que casi siempre contienen corticoides que bloquean el proceso de curación.

Otro parámetro importante en piel es cuando el organismo utiliza las bacterias u hongos como marcadores o para señalarnos donde está el origen de la enfermedad o donde esta el campo interferente, por esto hay que estar vigilante de posibles procesos emergentes en piel o mucosas, que pueden ser una señal de orientación en nuestra terapéutica.


Comentario 4:
Heberth García Rincón, méd., Colombia, 23/8/11

Al igual que en muchas Racionalidades Médicas, las afecciones de piel en TN son consideradas como un síntoma de una o varias irritaciones en el organismo.  Así que no podemos hablar de enfermedades de la piel y más bien debemos recordar que la enfermedad no tiene ubicación anatómica como lo expongo en la anotación del 17/8/11 al editorial del Dr. Koval, “La forma de pensar que el profesional tenga sobre la salud y la enfermedad, define su accionar”.

Por otra parte es bueno anotar que en la búsqueda de la zona irritativa causante de la sintomatología dermatológica podemos ayudarnos correlacionando la zona de piel afectada con microsistemas, dermatomas y sus correspondientes viscerotomas y zonas de proyección visceral (aunque no siempre se cumplan estas relaciones muchas veces ellas nos orientan); todo lo anterior cuando la lesión es localizada, pero cuando la afección es generalizada, puede ayudar preguntarle al paciente por dónde se inició la afección de piel o después de qué y basados en esto hacer la correlación correspondiente.

Es de vital importancia no olvidar sobre todo en eczemas y ulceras que la alteración puede ser primaria de esta zona y el tratamiento debe ser segmental lográndose la mejoría del cuadro y con la sorpresa que el paciente nos refiere junto con la mejoría de la piel la desaparición de otras afecciones que no nos había comentado.

Finalmente pienso respecto al caso descrito por Pablo, que es muy difícil establecer que la irritación inicial fue en cavidad abdominal.  Creo que podemos afirmar que el embarazo y la cesárea actuaron como factor desencadenante (segundo golpe de Speransky).  Respecto a los otros campos, sólo podemos afirmar que el organismo según su endocausalidad los fue haciendo “saltar” en el orden descrito de acuerdo a sus necesidades de autoecoorganización pues realmente no podemos afirmar si ya había irritaciones en terreno genitourinario olvidados por el paciente (leucorreas, infecciones de vías urinarias, etc.) además, aun antes de la cirugía de los juanetes ya existía allí una espina irritativa debido al trastorno anatómico.  Por tanto pienso que es muy difícil concluir qué fue primero; sin embargo esto no modifica el actuar del terapeuta neural que es saber interpretar las reacciones del organismo y actuar en concordancia como muy bien lo ejemplifica el caso expuesto por Pablo.


OPINA
PREGUNTA
RESPONDE

forodetn@gmail.com

Volver a Inicio