TEMAS en DISCUSIÓN

 

OPINA
PREGUNTA
RESPONDE

forodetn@gmail.com

Volver a Inicio


 

Epilepsia (*)
Carolina Obón, med., 7//9/11

Hola mi nombre es Carolina y me gustaria saber como debo tomar una paciente epileptica para realizar terapia neural en su historial solo tiene una bronquitis y no tiene cicatrices.  Me gustaria que me indicaran algo para leer. Muchas gracias.


Comentario 1:
Heberth García Rincón, méd., Colombia, 9/10/11

Carolina, el abordaje para la Epilepsia es igual al que haría en un paciente con gripa, artritis, lupus, migraña o cualquier patología; es decir, hay dos formas de enfocar al paciente:

1.      La enfermedad es en el segmento, en cuyo caso podríamos colocar un cuero cabelludo y un IV y esperar la respuesta del organismo; incluso podríamos pensar en un ganglio estrellado pero todo depende de la historia clínica del paciente.

2.     Pensar en una enfermedad por CI y en este caso salta a la vista el tórax como probable CI por su antecedente de Bronquitis, por lo tanto, podríamos colocar un segmento de tórax (pápulas), o también podríamos llegar a pensar en una aplicación en el ganglio estrellado (este inerva pulmón); pero como ya comenté, aquí también depende – insisto – de la historia clínica del paciente.

No podemos quedarnos con la errónea idea que CI son sólo las cicatrices.  Además hay muchos datos que podrían aportar luces sobre el sitio de aplicaciones, por ejemplo, ¿a qué edad inició la epilepsia?, ¿hubo un evento previo? ¿tiene algún periodo del día o del mes en el cual sean más frecuentes las convulsiones?, ¿cómo están sus cordales?, etc.

Como puede ver, todo depende la individualidad de cada paciente y el abordaje sugerido es sólo la primera pregunta al organismo; de la respuesta de éste y de su correcta interpretación se concluirá con qué aplicaciones continuar para llegar a la curación, mejoría o también a que no haya una buena respuesta como podría ocurrir con cualquier tratamiento.


Comentario 2:
Pablo Koval, méd., Argentina, 12/10/11

Voy a transcribir un artículo publicado en mi página web www.dolor-pain.com

Epilepsias. Ausencias.

Las epilepsias son síndromes caracterizados por crisis de aparición y cesación bruscas que tienen tendencia a reproducirse con intervalos variables. La crisis epiléptica es una descarga brusca, rápida, excesiva e iterativa del sistema nervioso central, con alteraciones electroencefalográficas concomitantes y específicas. Las epilepsias son un cierto modo anormal de reacción del tejido nervioso frente a un estímulo y tal reacción anómala depende en último grado de un aumento de la intensidad del estímulo, o de una disminución del umbral necesario para impedir la respuesta anormal.

Clínicamente pueden distinguirse las crisis de gran mal con movimiento de partes del cuerpo y pérdida de las conciencia, y las crisis de pequeño mal: ausencias, mioclonias y acinesias (cataplexias).

Para la medicina clásica, descartados los tumores y las malformaciones vasculares cerebrales, el tratamiento es con fármacos. Que la reacción sea cerebral no significa necesariamente que el problema causal se encuentre allí. Como el sistema nervioso es una red totalmente interrelacionada, un problema en un sitio puede manifestarse en otro, en este caso en ciertas estructuras nerviosas centrales. La epilepsia expresa un desequilibrio en el organismo, una desarmonía, una pérdida del orden vital. El orden natural tendiente al estado de salud, por alguna razón se ha perdido. Habitualmente la causa es una irritación del sistema nervioso ocurrida con anterioridad (meses, años), en cualquier lugar del organismo, que finalmente interfiere la capacidad de autoorganización natural. Esa irritación se mantendrá en la memoria del cuerpo hasta tanto no sea corregida mediante tratamiento adecuado. 

Los problemas del sistema nervioso, como de cualquier otra estructura del organismo, no pueden ser analizados como trastornos mecánicos que funcionan independientemente del resto de la persona. Está constituido por elementos vivos sometidos a todos los estímulos positivos y negativos, internos y externos, que sufre la persona; a su vez el compromiso de cualquier porción del organismo afecta a la totalidad del ser. El tratamiento debería estar dirigido a la causa y no a la consecuencia; los medicamentos anticonvulsionantes evitan que el sistema nervioso reaccione con violencia, pero sólo tapan el problema, no lo resuelven. En muchos casos pueden resolverse problemas de epilepsia encontrando y tratando campos interferentes irritativos.

Los campos interferentes ejercen estímulos fuertes sobre el sistema nervioso y pueden dar lugar al establecimiento de problemas de salud persistentes o recurrentes en cualquier parte del organismo. En la misma persona pueden coexistir varios campos interferentes. La medicina clásica no reconoce su existencia.

 

Los campos interferentes pueden haberse desarrollado en donde, en algún momento de la vida de la persona, hubo o todavía hay:
> procesos inflamatorios o infecciosos
: amígdalas (faringitis, anginas, difteria, mononucleosis, escarlatina); adenoides; senos de la cara (sinusitis); oídos (otitis); sistema nervioso central (meningitis, encefalitis); hígado (hepatitis); vesícula; páncreas; pulmón; bronquios; estómago; intestino; apéndice; riñón; vejiga (cistitis); próstata; pene (venéreas); ovarios; útero; vagina (infecciones); abscesos; úlceras; etc.
> una cicatriz
por cirugía o herida en piel, mucosa, músculo, víscera, tendón o hueso (fractura).
> un traumatismo (golpe, caída, agresión física)
> problemas odontológicos: cicatrices de extracciones; piezas desvitalizadas (conducto); compromiso de la pulpa dentaria (nervio) por un arreglo profundo; granulomas; infecciones óseas residuales; quistes; odontomas; procesos inflamatorios o infecciosos presentes o pasados: periodontitis, bolsas gingivales; piezas en posición anómala, retenidas, semi-retenidas, desplazadas o inclinadas; muelas de juicio sanas sin espacio propio o en contacto con el canal del nervio mandibular; piezas embrionarias; restos de raíces; piezas utilizadas como pilares de puentes; metales (implantes, pernos, amalgamas, ganchos, prótesis); endodoncias con sobreobturación del material de relleno que irritan el hueso subyacente; ortodoncia en adultos  y trastornos oclusivos (mordida).
> la memoria corporal de una carga afectiva, emocional o daño psicológico (estrés, pérdida, abuso sexual, tortura, etc.).
> un cuerpo extraño (metal, vidrio, hilo de sutura, talco de los guantes, etc.).

Una vez eliminados los estímulos nocivos provenientes de campos interferentes, las funciones corporales recuperan su normalidad y el organismo inicia su proceso de curación. Muchas veces los cambios son rápidos.

Nuestra tarea es encontrar el origen de la irritación del sistema nervioso y resolverla. El organismo se encargará de su propia curación.


OPINA
PREGUNTA
RESPONDE

forodetn@gmail.com

Volver a Inicio