TEMAS en DISCUSIÓN

 

OPINA
PREGUNTA
RESPONDE

forodetn@gmail.com

Volver a Inicio


 

Terapia neural y dolor oncológico
Henry Terrazas, méd., Perú, 2/11/11

Buenas noches a todos los miembros del foro, espero me puedan ayudar, es que tengo una duda que me da vueltas en la cabeza hace tiempo y es que aunque la terapia neural se puede utilizar en muchas patologias, y con mucha frecuencia en el manejo de dolor de diferente "etiologia"......¿alguien tiene experiencia en el manejo de dolor en pacientes oncologicos?. Muchas gracias por sus comentarios y disculpen la ignorancia.


Comentario 2:
Heberth García Rincón, méd., Colombia, 3/11/11

En mi caso la experiencia ha sido variada, desde la desaparición total del dolor (paciente con hepatocarcinoma palpable al examen físico) con disminución considerable del tumor y supervivencia por 8 años; en otros casos mejorías temporales y en otros sin ninguna mejoría como en el caso de un colega con un CA Gástrico. Mi estrategia es empezar por el segmento, con gran frecuencia se obtiene una respuesta aceptable, de lo contrario buscar CI.
La idea nuevamente es “mirar por encima del diagnostico” y enfocarlo como si se tratase de cualquier otra patología como por ejemplo una sencilla jaqueca.


Comentario 3:
Pablo Koval, méd., Argentina, 3/11/11

Quisiera hacer un comentario. Hay que tener en cuenta que el término "dolor oncológico" encierra muchos conceptos (dolor provocado por el propio tumor, problemas dolorosos preexistentes, factores emocionales, dolores por iatrogenia: cirugía, quimioterapia, radioterapia, terapias del dolor). Creo que es mejor hablar de "dolor en la persona con un proceso oncológico". Porque el dolor oncológico "puro" es aquél originado por la presión, compresión, irritación o daño que ejerce el propio tumor sobre estructuras nociceptivas periféricas o nerviosas en su proceso de crecimiento. En esta situación la patogenia del dolor es típicamente nociceptiva y/o neurogénica a lo que se suma el efecto progresivo y continuo del estímulo. En este caso particular pueden ser efectivas técnicas que utilizamos en TN (estrellado, simpático lumbar, algún tronco nervioso, etc.), pero no la TN propiamente dicha en su concepción sistémico-compleja. La TN, a mi juicio (y lo he expresado en mis escritos) actúa patogénicamente -en lo que respecta a analgesia- recuperando la capacidad neural moduladora antinociceptiva descendente alterada o perdida. Cuando el dolor es puramente nociceptivo periférico o neurogénico, el tratamiento convencional es más efectivo.

Pero por supuesto, nunca la situación es "pura". Por eso a veces la TN funciona y otras no. Hablemos, entonces, de la persona portadora de un proceso oncológico que sufre dolores.


Comentario 4:
Henry Terrazas, méd., Perú, 3/11/11

Muchas gracias por su pronta respuesta, de esto logro entender (corrijanme si me equivoco) que la respuesta del organismo en una persona con un proceso oncologico que sufre dolores depende de la persona como ser individual que es y no del diagnostico del proceso oncologico en si. Es decir, una persona digamos con un diagnostico de cancer de pancreas puede responder al estimulo neural y otra con el mismo cuadro no.

Y cuando se dice que en el dolor puramente nociceptivo periférico o neurogénico, el tratamiento convencional es
más efectivo...... se refiere al uso de analgesicos tipo opioides/derivados de la morfina ? ¿se refiere a los pacientes portadores de un proceso oncologico "solamente"?


Comentario 5:
Pablo Koval, méd., Argentina, 4/11/11

El tratamiento convencional (aines+opioides) es más efectivo en el tratamiento específico del dolor provocado localmente por el tumor con crecimiento continuo. La TN modifica circuitos neurales, pero el tumor constituye un estímulo permanente y, en esa situación, el efecto de la TN es de muy corta duración. Es similar al estímulo que ejerce una muela de juicio, para que la TN sea efectiva hay que extraerla.

En el manejo del paciente portador de un proceso oncológico que sufre dolores pueden combinarse ambas medicinas.


Comentario 6:
Juan Carlos Jiménez Illera, méd., 7/11/11

Hola Henry. Considero que la orientación dada por el Dr Garcia en muy pertinente, pero, cuando se interviene con Terapia Neural en ese paciente con cáncer, migraña o lumbalgia, lo importante es la singularidad y manejo del paciente en forma integral y no solo el manejo del dolor. He tenido experiencias con excelente respuesta y otros con poca o ninguna respuesta y es que también depende del estadio, la ubicación, el tipo de cáncer y el estado en el cual llegue el paciente a nuestra consulta. A continuación anexo la introducción y algunas conclusiones de mi tesis de grado la cual se publicara el próximo mes en la revista indexada MÉDICASUIS.

Procaína, epigenética y terapia neural en el cáncer, ¿una alternativa terapéutica?
RESUMEN
Una marca distintiva del cáncer humano desde la epigenética es el silenciamiento de los genes supresores de tumores, junto con la hipermetilación del ADN. En esta revisión, se describe cómo la procaína es capaz de producir modificación epigenética en cuatro estudios de cáncer in vitro e in vivo y cómo cuando se combina con otros fármacos antineoplásicos aumenta el índice terapéutico mejorando la actividad antitumoral. El objetivo de esta revisión es exponer una visión de conjunto de datos seleccionados que muestran los avances de la investigación de la epigenética del cáncer, entendida como el estudio de los mecanismos reversibles que interactúan sobre el ADN, modificando la expresión de genes sin alterar la estructura genética y la utilidad de un medicamento, la procaína, un anestésico local en la desmetilación del ADN y la consecuente reexpresión de genes supresores de tumores y su posible aplicación en la clínica desde la óptica de la terapia neural, concebida como una terapéutica alternativa en la cual se coloca un estímulo inespecífico en el organismo del paciente para que él mismo busque auto-organizarse hacia un estado de salud. Para ello, se realizó una búsqueda electrónica en Ágora, E-Libro, Ovid, Pubmed/Medline. (MÉD.UIS. 2011;24(2):XX-XX).

Conclusiones: La procaína reduce la metilación de ADN en cultivos de células cancerosas in vitro e in vivo en cáncer hepático humano, de mama, nasofaringe y de pulmón, siendo capaz de reactivar genes supresores de tumores silenciados por la hipermetilación. Estas propiedades hacen de este anestésico un fármaco potencialmente interesante para su estudio en oncología, como posible terapia antitumoral en combinación con los actuales agentes quimioterapéuticos y en medicina alternativa, como la terapia neural, tanto para mejorar la respuesta inicial del tumor como para superar la resistencia adquirida a los actuales fármacos antineoplásicos. De acá la importancia de seguir profundizando en su investigación.

Trabajar en medicina alternativa no significa dejar de lado la medicina convencional, sino abrirse a nuevos enfoques terapéuticos que renueven las posibilidades de sobrevida del enfermo. En la actualidad, médicos de diferentes especialidades acuden a ella como parte de su ejercicio profesional, pero muchos por temor a ser aislados, viven su curiosidad en silencio y no reportan estadísticamente sus hallazgos en patologías tan complejas como el cáncer.

La comprensión de las alteraciones epigenéticas en el cáncer ayudará a desarrollar nuevas estrategias terapéuticas como la procaína en terapia neural o en sinergia con quimioterapias citotóxicas, llevando a procesos emergentes y a la construcción de esperanzas clínicas para llegar al gran objetivo que el cáncer sea curable o una enfermedad crónica manejable.


Comentario 7:
Heberth García Rincón, méd., Colombia, 11/11/11

De acuerdo Juan Carlos, lo importante es la singularidad y es a esa singularidad, acompañada de una visión holística, a la que hago referencia cuando muchas veces digo “mirar por encima del diagnóstico”.  ¿Mirar qué?.....Pues al paciente, sin prejuicios, sin nombres, observando la historia de vida de la que habla Pablo; recordemos que desde esta visión el cáncer no es más que una respuesta adaptativa (extrema pero adaptativa) a una serie de situaciones genéticas, nutricionales, psicológicas, ambientales, etc., que llevan al organismo a este nuevo orden que aunque implica un gran aumento de entropía, de alguna manera le permite prolongar su vida y que de no hacer el cáncer, el incremento de entropía sería más rápido llegando así al equilibrio, es decir a una muerte más prematura.  Por tanto, el dolor es el objetivo primario (calidad de vida), pero lo que busca la TN es dar impulsos que desencadenen procesos autoecoorganizativos que permitan disminuir el dolor pero también modificar el cáncer buscando su desaparición; ahora, que esto se logre o no es otra historia que depende de múltiples factores, algunos de los cuales menciona usted, Juan Carlos, obteniéndose diversidad de resultados. 



OPINA
PREGUNTA
RESPONDE

forodetn@gmail.com

Volver a Inicio