Editoriales

Temas en Discusión

Libro de Notas

Mesas Redondas

Ping-Pong

 

 

Dos publicaciones de
difusión general

Dr. Agustín Angarita Lezama, 14/10/12
 

PARA OPINAR, PROPONER, PREGUNTAR,
RESPONDER o SUSCRIBIRSE
enviar correo a
forodetn@gmail.com

Volver a Inicio


LO SOCIAL Y LO SISTÉMICO

Tanto la física como las matemáticas mostraron un método de entender y conocer el mundo. Era el camino de la exactitud, de la demostración, de cuantificar, de predecir los resultados a conseguir y de aventurarse a pronosticar el futuro. Este exitoso proceso fue asumido por toda la ciencia como propio. Otras formas de conocimiento se vieron desplazadas por ella y su método. La Ciencia se constituyó en el único criterio de verdad. El vertiginoso desarrollo de la investigación y la tecnología contribuyó a afirmar esta creencia.

La ciencia estableció un procedimiento único a seguir para encontrar la verdad denominándolo método científico. Entonces, para buscar la verdad habría que desarrollar unos pasos predeterminados, y al cumplirlos fielmente, la verdad estaría en nuestras manos. Quien haya jugado billar entenderá esto: escoja buen taco y buena mesa, aplíquele tiza generosamente, párese cómo está establecido, coja el taco según las normas, péguele a la bola de acuerdo a las reglas de los efectos y con la fuerza y dirección necesarias, y de seguro usted podrá predecir donde ira la bola, donde quedará y cómo golpeará las otras. Antes de tacar usted podrá dibujar en su mente el recorrido de las bolas. En física a esto se le llama mecánica. Esta manera de pensar, mecánica, metódica y paso a paso, invadió toda la ciencia. Hasta aquí todo bien. Los problemas surgieron cuando se aplicó este método a lo vivo, a la sociedad, a la gente y se constató que no sólo era insuficiente sino que ofrecía resultados erráticos…

Es que la vida se niega a dejarse encerrar en la rigidez de un método, por más científico que se llame. Esto obligó a buscar nuevos enfoques, nuevas miradas…

Los sistemas vivos son totalidades integradas cuyas propiedades no pueden ser reducidas a las de sus partes más pequeñas. Sus propiedades esenciales son propiedades del conjunto, que ninguna de las partes tiene por sí sola.  Las propiedades que emergen son de TODO el sistema y quedan destruidas cuando se lo fragmenta en elementos aislados. Esta es la visión que ofrece como alternativa la teoría de sistemas.

La comprensión que involucra el pensamiento sistémico posibilitaría entender que: a) las propiedades de las partes no serían propiedades que se puedan entender por separado, sino desde el contexto del todo que las incluye; b) El pensamiento sistémico sería un pensamiento que involucra el entorno, es decir, el ambiente del sistema estudiado; c) No habría partes en absoluto. Una parte sería sólo un elemento inseparable de una red de relaciones; d) Lo esencial del sistema no serían los componentes sino las relaciones entre ellos para constituir el todo; e) una característica del pensamiento sistémico sería concebir el mundo en términos de redes, de pensamiento en redes; f) la descripción de la realidad estaría dada por una red interconectada, inseparable y dinámica de conceptos, en la que no habría partes más fundamentales que otras; g) percibir la naturaleza como una red interconectada de relaciones, implica reconocer que la descripción que se realice de ella dependería de la percepción del observador y del proceso de conocimiento; h) Con el pensamiento sistémico se pasaría de la certeza y exactitud del conocimiento que pretendía la ciencia clásica, a la admisión que todos los conceptos y teorías científicas serían aproximados, limitados, nunca completos y definitivos.

Para entender lo social y a los organismos vivos el pensamiento mecánico es insuficiente y puede conducir a situaciones caóticas y críticas. Es por eso que lo social y lo vivo necesitan un pensamiento sistémico…

..................................................

LA SALUD Y LA MAQUINA HUMANA

La visión que nos entregan en las facultades de medicina sobre la salud, considera al cuerpo humano como una máquina, compuesta por partes analizables por separado. Las especialidades médicas son las encargadas de estudiar a profundidad cada una de las partes. La enfermedad sería la avería de esa máquina, el funcionamiento defectuoso de los mecanismos biológicos, estudiados desde el punto de vista de la biología molecular y celular. La tarea del médico sería intervenir, física o químicamente, para corregir los defectos y disfunciones de algún mecanismo especial que esté fallando.

Esta visión de la medicina hace énfasis en la enfermedad y no en la salud. Si usted quiere ver a un médico molesto y desorientado sobre cómo atenderlo, cuando llegue a su consultorio dígale que no tiene nada, que no le duele en ninguna parte, que simplemente usted quiere que lo mantenga sano, que lo ayude a no enfermarse. Se dice que no existen enfermedades sino enfermos, y lo paradójico es que los médicos son formados para tratar enfermedades… Pero no enfermedades de todo el cuerpo sino de los órganos, de las células, de las moléculas, del código genético, de las nanopartículas. Entonces, los médicos no aprenden a escuchar a sus pacientes sino sólo a sus órganos.

El acto médico se ve reducido a las preguntas que conforman el diagnóstico y la receta con que termina el acto médico, siendo todo cada vez más automático, científico, profesionalizado, frío e impersonal. Mientras más avanzan los conocimientos científicos, más alejados están los galenos de sus pacientes. En un principio la relación médico paciente era directa, llena de empatía y dispuesta al dialogo, por decirlo de alguna manera, una relación yo-tu; ahora con el auge de los exámenes de laboratorio, se han interpuesto en esa relación y han, prácticamente, desplazado al paciente, creando una nueva relación, yo-ello, que es un monólogo nunca una conversación entre el médico y su paciente. Eso hace creer que son más importantes las radiografías, los electrocardiogramas, los niveles de sodio, presión de oxígeno,  bilirrubina o cualquier otro examen de laboratorio, que las angustias del paciente. El miedo es un componente significativo de las enfermedades.

Si el médico escuchara a un ser humano que sufre al que denomina paciente, y pudiera oírlo como un todo y no como una vesícula con cálculos o una úlcera o un cáncer, entendería las angustias y miedos que lo invaden y torturan. Una explicación franca y calmada, espantaría miedos y ayudaría a muchos enfermos a mejorar de sus dolencias. Una atención llena de calor humano, comprensión, sensibilidad y cariño muchas veces es más eficiente que cientos de pastillas o capsulas. Pero el sistema médico está diseñado para que el galeno no se demore, para que no escuche, para que viva de afán…

Una mirada que entienda al ser humano de manera integral, con cuerpo y mente unidos en una sola persona, no como una máquina donde los órganos sean sus partes constituyentes, ni a los médicos como mecánicos que reparan las averías de esa máquina, le hace falta a nuestro sistema de salud, a nuestras facultades de medicina, a los profesionales de la salud. Así tendríamos una medicina más humana, la vida tendría menos angustias, miedos, vulnerabilidades y la ciudad sería más segura.


Comentario 1: Justo Cabrera, 15/10/12

Me alegra leer algo tan conciso y claro sobre una realidad tan predecible y simple a la vez, para aquellos que intentan racionalizar y no interiorizar; pero compleja y única para aquellos que absolutamente disfrutamos el milagro de existir coexistiendo o de vivir sintiendo que todo es único e irrepetible, por tal razón, todo es milagroso y portentoso... todo: amaneceres, días o noches, lluvias o nevadas, personas, sonrisas, llantos y alegrías, nubes o estrellas distantes, ríos, comunidades, pueblos y países. La complejidad que hace posible la realidad que percibimos es tanta, que hasta el asesinato de Galán, o hasta mi propia existencia en la tierra, o la existencia de nuestra América no se habría dado si fenómenos naturales como el deambular las placas tectónica, el descubrimiento de la pólvora, o esa tarde en que mi madre perdió el bus y mi padre la conoció no hubiese tenido lugar, y podríamos irnos más atrás, enredarnos más aún en una madeja de hechos y circunstancia que hacen que tu estés leyendo esto que escribo.
Bueno, pero somos médicos, y tenemos una realidad: el enfermo, e interactuamos con él y con su entorno según nuestras creencias, vivencias y formación, según nuestros sentimientos y pensamientos. Nada invalida nuestro proceder, porque al final del cuento, sea que estemos de acuerdo o no, siempre la realidad supera la ficción, ya que las conceptualizaciones de los hombres son ficciones explicativas de hechos mostrados, comprendidos a través de esa “ingeniería inversa” del pensamiento como expresión del momento histórico y de la circunstancia vivida.

Eso nos hace diferentes, porque para mí es imposible entender a la TN como una técnica, fría y calcada de “linealidades” y estadísticas; la TN es un proceder que conjuga pensamientos, conocimientos y sentimientos. Enclaustrarla en ese pensamiento “científico” es condenarla a la pena de muerte.-

¡Un abrazo Familia!


Comentario 2: Heberth García Rincón, 16/10/12

¡Que bueno tenerlo en el Foro Agustin! Un fuerte abrazo y bienvenido.

Pienso que lo que usted plantea en "Lo Social y lo Sistémico", en su ultimo párrafo, numerales a al h, es una buena guía para escapar, como propone Morin de la "alternativa entre Pensamiento Reductor que no ve más que elementos y el Pensamiento Globalista que no ve más que el todo".

Respecto a su comentario "Salud y Máquina Humana", quiero añadir que como venimos del Pensamiento Ortodoxo, fácilmente regresamos al Pensamiento Mecanicista. También caemos los alternativos en lo que usted llama "yo - ello", dando un valor superlativo a mediciones de dermatron, resonadores cuánticos, determinación de niveles de minerales, mediciones en puntos de Acupuntura, etc. (y con esto no estoy diciendo que no sirvan); haciendo nosotros también de estos resultados algo más importante que las angustias del paciente y de paso los llenamos además de un miedo mayor ante "trastornos" diagnosticados por estos "extraños" elementos técnicos a los cuales el paciente por alguna razón les da una credibilidad casi que dogmática.

PARA OPINAR, PROPONER, PREGUNTAR,
RESPONDER o SUSCRIBIRSE
enviar correo a
forodetn@gmail.com

Volver a Inicio