Indice general

Buscador por palabras

Consulta

 

MEDICINA para la AUTOORGANIZACIÓN
Dolor Persistente y Otros Problemas Complejos


 

TENDINITIS  PERIOSTITIS

FASCITIS  BURSITIS 

 

Dr. Pablo Rubén Koval
Médico Especialista



T
endinitis. Periostitis. Bursitis. Fascitis.

La tendinitis, la periostitis, la fascitis y la bursitis son diferentes formas en que puede manifestarse un desequilibrio funcional neuro-muscular-tendinoso. Siempre representan el resultado de un proceso, es decir no sobrevienen porque sí, no son la causa sino la consecuencia de otro problema que es el que hay que encontrar y tratar.

Para que una estructura se dañe espontáneamente o, tras un traumatismo o esfuerzo no termine de repararse naturalmente deben existir condiciones negativas generales previas que favorezcan esa alteración.  Es decir, el organismo ha perdido su capacidad de reparación natural. Esa alteración se debe a la presencia de campos interferentes.

Un tendón, como cualquier otra parte del organismo, no puede ser analizado como un elemento mecánico que funciona independientemente de la persona. Es un elemento vivo y está sometido a todas las influencias positivas y negativas, internas y externas, que recibe esa persona. 

Problemas de salud persistentes o recurrentes
Campos interferentes

Los campos interferentes ejercen estímulos fuertes sobre el sistema nervioso y pueden dar lugar al establecimiento de problemas de salud persistentes o recurrentes en cualquier parte del organismo. En la misma persona pueden coexistir varios campos interferentes. La medicina clásica no reconoce su existencia.

 

Los campos interferentes pueden haberse desarrollado en donde, en algún momento de la vida de la persona, hubo:
> un proceso inflamatorio o infeccioso
: amígdalas (faringitis, anginas, difteria, mononucleosis, escarlatina); adenoides; senos de la cara (sinusitis); oídos (otitis); sistema nervioso central (meningitis, encefalitis); hígado (hepatitis); vesícula; páncreas; pulmón; bronquios; estómago; intestino; apéndice; riñón; vejiga (cistitis); próstata; pene (venéreas); ovarios; útero; vagina (infecciones); abscesos; úlceras; etc.
> una cicatriz
por cirugía o herida en piel, mucosa, músculo, víscera, tendón o hueso (fractura).
> un traumatismo (golpe, caída, agresión física)
> problemas odontológicos: cicatrices de extracciones; una pieza desvitalizada (conducto); compromiso de la pulpa dentaria (nervio) por un arreglo profundo; granuloma; infecciones óseas residuales; quistes; odontomas; procesos inflamatorios o infecciosos presentes o pasados: periodontitis, bolsas gingivales; piezas en posición anómala, retenidas, semi-retenidas, desplazadas o inclinadas; muelas de juicio sanas sin espacio propio o en contacto con el canal del nervio mandibular; piezas embrionarias; restos de raíces; piezas utilizadas como pilares de puentes; metales (implantes, pernos, amalgamas, ganchos, prótesis); endodoncias con sobreobturación del material de relleno que irritan el hueso subyacente; ortodoncia en adultos  y trastornos oclusivos (mordida).
> la memoria corporal de una carga afectiva, emocional o daño psicológico (estrés, pérdida, abuso sexual, tortura, etc.).
> un cuerpo extraño (metal, vidrio, hilo de sutura, talco de los guantes, etc.).

Una vez eliminados los estímulos nocivos provenientes de campos interferentes, las funciones corporales recuperan su normalidad y el organismo inicia su proceso de curación. Muchas veces los cambios son rápidos.

Nuestra tarea es encontrar el origen de la irritación del sistema nervioso y resolverla. El organismo se encargará de su propia curación.

Tratamiento

El tratamiento debería estar dirigido a la causa y no a la consecuencia; tanto los calmantes como los relajantes musculares, la kinesiología y la cirugía tratan la consecuencia. El uso prolongado de analgésicos-antiinflamatorios puede ser causa de importantes efectos tóxicos.

La medicina para la autoorganización mediante terapia neural, modulación neuromuscular y odontología neurofocal permite resolver la causa. 

 

Video: "Dolores musculares, tendinitis, limitación del movimiento, pérdida de fuerza" 

Video:  "Dolor persistente, causas"

Video: “Tratamiento del paciente con dolor crónico, persistente o recurrente”

Video: "Dificultad para caminar"

Lectura complementaria

Medicina para la autoorganización

Pérdida de vitalidad

Antiinflamatorios, efectos tóxicos

Dolor muscular

Dolor en la rodilla

Dolor en el talón y planta

Capítulo destinado a los profesionales de la salud

Libro (*): "Medicina para el Ser Singular con
Dolor Persistente u Otros Problemas Complejos
.
Fundamentos para la Terapia Neural Moderna." Autor: P. Koval.



Casos clínicos
 
(única medicación lidocaína muy diluida)

Caso 1: Dolor en el pulgar y palma por "tendinitis"
Caso 2: Dificultad para usar la mano por "tendinitis"
Caso 3: "Fascitis" plantar por muelas de juicio interferentes


Caso 1: Dolor en el pulgar y palma por "tendinitis"

Hombre de 47 años que desde aproximadamente un año atrás presentaba dolor en el dedo pulgar y en la palma de la mano derecha. El movimiento del dedo estaba conservado pero sentía dolor al escribir o al tomar objetos con su mano. No recordaba ningún traumatismo local. No padecía ninguna enfermedad y todos los estudios para patologías articulares fueron negativos. Diagnóstico: tendinitis.

El tratamiento de modulación neuromuscular en la región del antebrazo resolvió el problema. 

Discusión: El dolor muscular puede (y suele) manifestarse a distancia sin que exista necesariamente una conexión nerviosa entre el origen del dolor y el sitio donde se percibe. Muchas veces el dolor local no se resuelve porque no se ha buscado o encontrado el verdadero punto de origen. El diagnóstico de tendinitis era incorrecto.


Caso 2: Dificultad para usar la mano por "tendinitis"

Mujer de 24 años que consultó porque mover el picaporte de las puertas o abrir una gaseosa le resultaba imposible, debía pedir ayuda o usar su mano no diestra. El dolor también se manifestaba cuando quería leer el diario acostada elevándolo a la altura de su vista. Otro problema era que se le caían objetos de la mano. Diagnóstico: tendinitis.

El examen físico puso de manifiesto la presencia de focos hipersensibles en el músculo supinador, en el antebrazo. Este músculo permite girar la mano en los movimientos que la paciente no podía hacer. El tratamiento de modulación neuromuscular del supinador permitió a la paciente reanudar sus actividades normalmente.

Discusión: El compromiso muscular puede manifestarse con dolor pero también con dificultades importantes para hacer algunos movimientos. El diagnóstico de tendinitis era incorrecto. En este caso, un tratamiento simple devolvió a la paciente calidad de vida.
 


Caso 3: "Fascitis" plantar por muelas de juicio interferentes

Hombre de 25 años que consulta por fascitis plantar. Presenta dolor en plantas y talones y gemelos agarrotados. Sin respuesta a ningún tratamiento.

Tras un exhaustivo examen se llegó a la sospecha de que sus muelas de juicio eran interferentes. Es decir que estaban causando problemas a distancia. La aplicación de terapia neural en el área de las muelas de juicio produjo aflojamiento de los gemelos de ambas piernas y desaparición del dolor en el talón y planta del pie.

El procedimiento se realizó en dos oportunidades y la respuesta fue positiva en ambas. Se indicó la extracción de las muelas de juicio. El estado de los gemelos mejoró totalmente y el dolor desapareció. Una semana después de la última extracción apareció cierto grado de tumefacción y dolor en el área donde estaba la muela. Este hecho llamativamente se asoció con reaparición de los síntomas en los pies. La aplicación de terapia neural en el área inflamada resolvió el problema definitivamente.

El diagnóstico de fascitis era incorrecto.

 


Indice General    Buscador por palabras    Consulta

Copyright © 2011 [Dr. Pablo R. Koval]. 
Reservados todos los derechos.