Indice general

Buscador por palabras

Consulta

 

MEDICINA para la AUTOORGANIZACIÓN
Dolor Persistente y Otros Problemas Complejos


 

Medicamentos impositivos

y sus

 complicaciones


Antiácidos y fracturas óseas

                   

Dr. Pablo Rubén Koval
Médico Especialista



Medicina impositiva vs. medicina facilitadora

Es importante diferenciar entre una medicina impositiva y una medicina facilitadora.

La medicina impositiva con sus medicamentos "anti" (anti-dolor, anti-infección, anti-inflamación, anti-fiebre, anti-depresión, anti-diarrea, anti-espasmo, anti-hipertensión, etc.)  y con sus medicamentos "favorecedores de" (broncodilatadores, inductores del sueño, estimulantes del apetito, evacuantes intestinales, para la circulación, etc.) pretende indicarle al organismo qué es lo que tiene que hacer, sin respetar su capacidad de autoorganización. Esta conducta habitualmente conduce a más enfermedad o a "nuevas" enfermedades. 

En cambio, la medicina facilitadora con sus impulsos de lidocaína o procaína propende a la autoorganización y, por lo tanto, a la recuperación de la salud. Dichos estímulos ayudan al organismo a encontrar su camino de mejoría y de ser posible curarse definitivamente.

 

Antiácidos

 

Los antiácidos pueden ser causa de fracturas porque inhiben la absorción del calcio provocando osteopenia.  

Un estudio médico demostró que tomar antiácidos durante más de un año puede asociarse a fractura de cadera espontánea o con trauma mínimo en personas de más de 50 años. El trabajo, publicado en la revista Journal of the American Medical Association (JAMA), examinó los registros médicos de más de 145.000 pacientes en Inglaterra, con una gran base de datos. El promedio de edad de los pacientes era de 77 años.  

Ciertos antiácidos actúan sobre la llamada bomba de protones (omeprazol). Otros son bloqueadores H2 (ranitidina). Ambos tipos de fármacos se usan para tratar gastritis, úlceras, efectos del reflujo gastroesofágico y para aliviar la sensación de ardor estomacal asociado a la alimentación o al estrés. Por otra parte, los antiácidos son indicados frecuentemente para acompañar a los antiinflamatorios porque estos últimos aumentan la secreción de ácido. Es decir, un síntoma como el dolor es tratado con antiinflamatorios, éstos provocan ardor estomacal por aumento de la secreción de ácido lo cual requiere un antiácido que a su vez puede ser causa de fracturas. Agregando más eslabones a la cadena, las fracturas de cadera en adultos mayores a menudo llevan a complicaciones que pueden poner en riesgo la vida. Este encadenamiento de hechos nocivos es común con los fármacos impositivos de la medicina clásica. 

Normalmente el estómago segrega ácido clorhídrico que permite la digestión de las proteínas y la absorción de nutrientes esenciales como el calcio. El exceso de secreción ácida provoca ardor, quemazón, dolor estomacal y esofágico y lesiones en la mucosa.  

La solución no consiste en suprimir impositivamente con antiácidos la secreción en el estómago, sino en descubrir la causa de ese desequilibrio y mediante técnicas de la medicina para la autoorganización lograr que el organismo se biorregule hacia la curación. 

 

Lectura complementaria

Medicina para la autoorganización

Medicamentos facilitadores de la autoorganización

Terapia neural

Modulación neuromuscular

Odontología neurofocal

Ozonoterapia

Osteoporosis

Pérdida de vitalidad

Dolor muscular

Antiinflamatorios, efectos tóxicos

Capítulo destinado a los profesionales de la salud


Indice General    Buscador por palabras    Consulta

Copyright © 2011 [Dr. Pablo R. Koval]. 
Reservados todos los derechos.