Indice general

Buscador por palabras

Consulta

 

MEDICINA para la AUTOORGANIZACIÓN
Dolor Persistente y Otros Problemas Complejos


 

PROBLEMAS de la PIEL,

PELO, UÑAS y MUCOSAS

 

¿Enfermedades de la piel,

o enfermedades que se manifiestan

en la piel?

 

Dr. Pablo Rubén Koval
Médico Especialista



Problemas dermatológicos

La piel se origina, en el embrión, a partir de la misma célula madre que el sistema nervioso, de ahí su magnífica sensibilidad. La piel nos aisla y protege, a su vez nos une y comunica con el mundo exterior. Las áreas de los órganos internos que llegan a la piel están cubiertos por mucosa (boca, nariz, ojos, oídos, uretra, vulva, ano), a su vez el aparato digestivo, el respiratorio y el urinario-reproductor están revestidos internamente por mucosa. La piel y la mucosa conforman una enorme superficie activa, de gran capacidad para captar estímulos locales y del medio ambiente. Es a su vez un órgano de excreción de líquidos, sales e impurezas. Cuando el organismo está sano, la piel está sana. Cuando la piel se enferma el problema se encuentra dentro del propio organismo.

En realidad no existen enfermedades de la piel, sino enfermedades que se manifiestan a través de la piel, uña, pelo o mucosa. Los cambios que experimentan la piel, la mucosa, la uña o el pelo constituyen una forma que el organismo posee para reducir su entropía; expresan un desequilibrio, una desarmonía, una pérdida del orden vital. Cuando una parte del organismo presenta ese tipo de manifestaciones es porque hay un trastorno en el funcionamiento de ese organismo; el orden natural tendiente al estado de salud, por alguna razón se ha perdido.

La causa habitualmente es una irritación del sistema nervioso ocurrida con anterioridad (meses, años), en cualquier lugar del organismo, que finalmente interfiere la capacidad de autoorganización natural. Esa irritación o campo interferente se mantendrá en la memoria del cuerpo hasta tanto no sea corregida mediante tratamiento adecuado.

La medicina clásica, la dermatología, trata los problemas de la piel sin vincularlos con el conjunto del organismo. A un eczema o dermatitis le pone corticoides, a una infección antibióticos, a una micosis antimicóticos. Trata la consecuencia, no su causa. ¿Qué ocurre cuando se tratan manifestaciones de la piel como algo aislado de lo que le ocurre al organismo? La piel se cura pero el organismo seguirá enfermo y manifestará su desequilibrio en cualquier otro órgano o sistema con una "nueva" enfermedad.

Prurito (picazón, picor). Ardor . Dolor quemante.

Estas manifestaciones deben considerarse como variantes del dolor. Es decir, sensaciones desagradables que están poniendo de manifiesto un desequilibrio en el sistema nervioso de la persona. Una parte del organismo pica, arde o duele porque hay un trastorno en el funcionamiento de ese organismo.

Eczema

Como señalamos anteriormente, las lesiones de la piel están mostrando un problema más profundo, y los problemas profundos deben resolverse adecuadamente, tratando la causa. 

Ulceras

Las úlceras también expresan un profundo desequilibrio y la pérdida de la capacidad de reparación.

Uñas

Las uñas como el resto de la piel manifiestan alteraciones como respuesta a desequilibrios internos. En las siguientes fotos se ve la uña enferma reemplazada paulatinamente por la uña nueva, sana, tras la resolución del desequilibrio interno.
 

 

Problemas de salud persistentes o recurrentes
Campos interferentes

Los campos interferentes ejercen estímulos fuertes sobre el sistema nervioso y pueden dar lugar al establecimiento de problemas de salud persistentes o recurrentes en cualquier parte del organismo. En la misma persona pueden coexistir varios campos interferentes. La medicina clásica no reconoce su existencia.

 

Los campos interferentes pueden haberse desarrollado en donde, en algún momento de la vida de la persona, hubo:
> un proceso inflamatorio o infeccioso
: amígdalas (faringitis, anginas, difteria, mononucleosis, escarlatina); adenoides; senos de la cara (sinusitis); oídos (otitis); sistema nervioso central (meningitis, encefalitis); hígado (hepatitis); vesícula; páncreas; pulmón; bronquios; estómago; intestino; apéndice; riñón; vejiga (cistitis); próstata; pene (venéreas); ovarios; útero; vagina (infecciones); abscesos; úlceras; etc.
> una cicatriz
por cirugía o herida en piel, mucosa, músculo, víscera, tendón o hueso (fractura).
> un traumatismo (golpe, caída, agresión física)
> problemas odontológicos: cicatrices de extracciones; una pieza desvitalizada (conducto); compromiso de la pulpa dentaria (nervio) por un arreglo profundo; granuloma; infecciones óseas residuales; quistes; odontomas; procesos inflamatorios o infecciosos presentes o pasados: periodontitis, bolsas gingivales; piezas en posición anómala, retenidas, semi-retenidas, desplazadas o inclinadas; muelas de juicio sanas sin espacio propio o en contacto con el canal del nervio mandibular; piezas embrionarias; restos de raíces; piezas utilizadas como pilares de puentes; metales (implantes, pernos, amalgamas, ganchos, prótesis); endodoncias con sobreobturación del material de relleno que irritan el hueso subyacente; ortodoncia en adultos  y trastornos oclusivos (mordida).
> la memoria corporal de una carga afectiva, emocional o daño psicológico (estrés, pérdida, abuso sexual, tortura, etc.).
> un cuerpo extraño (metal, vidrio, hilo de sutura, talco de los guantes, etc.).

Una vez eliminados los estímulos nocivos provenientes de campos interferentes, las funciones corporales recuperan su normalidad y el organismo inicia su proceso de curación. Muchas veces los cambios son rápidos.

Nuestra tarea es encontrar el origen de la irritación del sistema nervioso y resolverla. El organismo se encargará de su propia curación.

Tratamiento

Ocuparse sólo de una parte del cuerpo sin prestar atención a posibles focos irritativos distantes y a la historia de vida de esa persona, conduce al fracaso de cualquier tratamiento. Tratar la piel con cremas, pomadas o lociones de ningún modo resuelve el problema causal, por el contrario puede agravarlo. Todos los medicamentos aplicados sobre la piel se absorben, pasan a la sangre y pueden ser causa de toxicidad.

La corrección de los problemas locales y distantes, nuevos y viejos, propios de cada persona, sólo puede lograrse con un tratamiento que abarque la problemática en su totalidad. La medicina para la autoorganización mediante terapia neural y odontología neurofocal  cumple este objetivo. 

 

Lectura complementaria

Medicina para la autoorganización

Terapia neural

Odontología neurofocal

Escaras   Úlceras

Dolor por cicatrices

Queloides

Quemaduras

Dermatitis Actínica

Problemas de cicatrización

Herpes zóster

Herpes labial   Herpes genital

Capítulo destinado a los profesionales de la salud


Indice general      Buscador por palabras      Consulta

Copyright © 2011 [Dr. Pablo R. Koval]. 
Reservados todos los derechos