Indice general

Buscador por palabras

      Casos clínicos

Consulta

 

MEDICINA para la AUTOORGANIZACIÓN
Dolor Persistente y Otros Problemas Complejos


 

Problemas Vinculados Particularmente con el

 

SISTEMA NERVIOSO VEGETATIVO

 

SIMPÁTICO - PARASIMPÁTICO

 

 

Síndrome o Enfermedad de Sudeck

Distrofia Simpática Refleja

Síndrome Doloroso Complejo Regional

Síndrome Hombro-Mano

Algoneurodistrofia

Enfermedad de Raynaud

Vasculitis

Eritromelalgia

Dolor Post-Infarto

Arritmia Cardíaca

Dolor o Edema Post-Trombosis

Incontinencia Urinaria - Fecal

 

Dr. Pablo Rubén Koval
Médico Especialista
 



Problemas de salud vinculados particularmente con el
s
istema simpático-parasimpático o vegetativo

El sistema nervioso es uno solo y funciona en forma de red. La división en partes tiene fines didácticos, pero de hecho, no representa la realidad. El sistema simpático-parasimpático o vegetativo es parte del sistema nervioso, ejerce su acción en absolutamente la totalidad del organismo. Regula el metabolismo, la temperatura, el color y el estado de la piel, el estado de la circulación, el abrir y cerrar de arterias y venas, la capacidad de defensa, la nutrición de los tejidos, la función de los órganos internos, de las glándulas, los movimientos intestinales, las funciones sexuales, influye sobre la actividad intelectual, la memoria, el sueño y la vigilia. Está vinculado con el sistema endócrino y con el sistema inmunitario. Aunque en realidad la interacción es completa y permanente con todo el organismo. No hay órgano, tejido, célula, molécula, átomo ni partícula subatómica que no esté relacionado.

La alteración del funcionamiento del sistema nervioso (particularmente el vegetativo) puede traducirse en alteración de la circulación, reducción del aporte de oxígeno y nutrientes a los tejidos, alteraciones musculares, tendinosas, óseas, cutáneas y viscerales. 

Si bien la neuroanatomía no siempre es tenida en cuenta por la enfermedad, puede decirse que la región de la cabeza, cara, boca y miembro superior está bajo el control del sistema nervioso simpático cervical (ganglio estrellado). Golpes, fracturas, inmovilización, lesiones grandes o pequeñas, procesos inflamatorios, muelas o dientes en mal estado, cirugías en la región de la cabeza, boca o brazo pueden irritar al simpático cervical y causar síntomas en dicho área: lagrimeo, enrojecimiento del ojo, pérdida de cabello, pestañas o cejas, trastornos de la visión, dolor, edema de la mano, cambios de color o de temperatura de la piel, transpiración excesiva (hiperhidrosis) o sequedad cutánea, cambios en la circulación cerebral, problemas cervicales. Ese estado puede mantenerse durante mucho tiempo y finalmente puede causar compromiso severo, atrofia, pérdida de función, pérdida de visión.

Desde el tórax hacia abajo, domina el simpático lumbar. Los procesos inflamatorios, cirugías o traumatismos en esta región pueden irritar y alterar la función normal del simpático regional. Ese trastorno de la función puede manifestarse con alteraciones digestivas, urinarias, genitales, sexuales, en la columna vertebral y en las extremidades inferiores.

Los problemas de salud denominados síndrome o enfermedad de Sudeck, distrofia simpática refleja, síndrome doloroso complejo regional, síndrome hombro-mano, distonía neurovegetativa, algoneurodistrofia, enfermedad de Raynaud, vasculitis, eritromelalgia, dolor post-infarto, arritmia cardíaca, dolor o edema post-trombosis, incontinencia urinaria o fecal tienen algunos factores en común.

En primer lugar son generados a partir de focos irritativos y/o de campos interferentes y en segundo lugar, si bien como se señaló, el organismo funciona como unidad, en estos problemas el sistema nervioso simpático está particularmente involucrado.

Problemas de salud persistentes o recurrentes
Campos interferentes

Los campos interferentes ejercen estímulos fuertes sobre el sistema nervioso y pueden dar lugar al establecimiento de problemas de salud persistentes o recurrentes en cualquier parte del organismo. En la misma persona pueden coexistir varios campos interferentes. La medicina clásica no reconoce su existencia.

 

Los campos interferentes pueden haberse desarrollado en donde, en algún momento de la vida de la persona, hubo:
> un proceso inflamatorio o infeccioso
: amígdalas (faringitis, anginas, difteria, mononucleosis, escarlatina); adenoides; senos de la cara (sinusitis); oídos (otitis); sistema nervioso central (meningitis, encefalitis); hígado (hepatitis); vesícula; páncreas; pulmón; bronquios; estómago; intestino; apéndice; riñón; vejiga (cistitis); próstata; pene (venéreas); ovarios; útero; vagina (infecciones); abscesos; úlceras; etc.
> una cicatriz
por cirugía o herida en piel, mucosa, músculo, víscera, tendón o hueso (fractura).
> un traumatismo (golpe, caída, agresión física)
> problemas odontológicos: cicatrices de extracciones; una pieza desvitalizada (conducto); compromiso de la pulpa dentaria (nervio) por un arreglo profundo; granuloma; infecciones óseas residuales; quistes; odontomas; procesos inflamatorios o infecciosos presentes o pasados: periodontitis, bolsas gingivales; piezas en posición anómala, retenidas, semi-retenidas, desplazadas o inclinadas; muelas de juicio sanas sin espacio propio o en contacto con el canal del nervio mandibular; piezas embrionarias; restos de raíces; piezas utilizadas como pilares de puentes; metales (implantes, pernos, amalgamas, ganchos, prótesis); endodoncias con sobreobturación del material de relleno que irritan el hueso subyacente; ortodoncia en adultos  y trastornos oclusivos (mordida).
> la memoria corporal de una carga afectiva, emocional o daño psicológico (estrés, pérdida, abuso sexual, tortura, etc.).
> un cuerpo extraño (metal, vidrio, hilo de sutura, talco de los guantes, etc.).

Una vez eliminados los estímulos nocivos provenientes de campos interferentes, las funciones corporales recuperan su normalidad y el organismo inicia su proceso de curación. Muchas veces los cambios son rápidos.

Nuestra tarea es encontrar el origen de la irritación del sistema nervioso y resolverla. El organismo se encargará de su propia curación.

Tratamiento

Ocuparse sólo de una estructura sin prestar atención a los elementos que la rodean, a posibles focos irritativos distantes y a la historia de vida de esa persona, conduce al fracaso de cualquier tratamiento.

La forma de resolver un problema tan complejo no puede basarse en relajantes musculares, analgésicos, antiinflamatorios, corticoides, clonazepán, antidepresivos, calcio, fijadores de calcio, y/o calcitonina.

La corrección de los problemas locales y distantes, nuevos y viejos, propios de cada persona, sólo puede lograrse con un tratamiento que abarque la problemática en su totalidad. La Medicina para la Autoorganización mediante terapia neural o modulación neuromuscular cumple este objetivo. La odontología neurofocal también es parte integrante de este nuevo concepto médico.

 

Lectura Complementaria

Medicina para la autoorganización

Pérdida de vitalidad

Cicatrices y sistema nervioso vegetativo

Incontinencia urinaria

Incontinencia fecal

Hombro congelado

Capítulo destinado a los profesionales de la salud

Casos clínicos


Indice general    Buscador por palabras    Consulta

Copyright © 2011[Dr. Pablo R. Koval].  
Reservados todos los derechos.