CRITICAS y APORTES

a la TN

 


 

El fenómeno en segundos

Campo interferente único vs. campos interferentes múltiples

El segundo golpe vs. múltiples golpes

Tratamiento segmentario vs. tratamiento del campo interferente

 

Página de inicio

 

Notas publicadas en la página web terapianeural.com

 

El fenómeno en segundos

 

 

Dr Pablo R. Koval, Bs. As., 
Argentina 15/11/03

El objetivo de esta nota es aportar observaciones personales efectuadas en la práctica diaria de un consultorio externo que quizás puedan servir para iniciar un diálogo que conduzca al enriquecimiento profesional de quienes intervengamos.

Introduciré algunos temas, para mí conflictivos en el sentido de que me estimulan a buscar explicaciones y soluciones. Las conclusiones a las que he llegado son, por supuesto, discutibles y toda otra opinión atendible y bienvenida.

Durante los primeros meses de contacto con la TN cometí el error -estimulado por el trabajo del Dr. Dosch- de buscar el efecto en segundos de Huneke, cuando en realidad el efecto en segundos sólo se da excepcionalmente. El Dr. Dosch ejemplifica con casos tan impresionantes que a través de su lectura uno se entusiasma y llega a creer que la TN es eso.

En base a esa experiencia mi consejo es no buscar el efecto en segundos, sino simplemente intentar mejorar la situación del enfermo. El fenómeno en segundos aparece sin buscarlo.

Conclusión: el fenómeno en segundos es un hecho excepcional.

 

 

Comentario 1

Dr Heberth García Rincón, Colombia, 17/11/03

 

 

Totalmente de acuerdo con usted, en mis casi 14  años de práctica de la TN, he vivido este fenómeno pero no con la frecuencia  descrita por los alemanes.  Pienso que este concepto en cierto modo le ha hecho daño a la TN pues muchos  practicantes se obsesionan con el tema perdiendo el panorama de lo que es la  TN y perdiéndose en la oportunidad de establecer un diálogo biológico con el  organismo del paciente.

 

 

 

Campo interferente único vs. campos interferentes múltiples

 

 

Dr Pablo Koval

El concepto de campo de interferencia único me provoca cierta confusión.

La mayoría de los trabajos sobre TN dan la idea de que los campos interferentes son únicos. El campo interferente único causante de una enfermedad se asocia con el efecto en segundos, algo muy infrecuente.

Lo que habitualmente se puede observar es que los campos de interferencia actuantes son múltiples. Por esa razón es tan difícil de observar un fenómeno en segundos. La observación clínica me dice que los campos interferentes se van sumando durante la vida, que el sistema nervioso vegetativo-Pischinger logra mantener su homeostasis hasta un momento determinado, que ese momento depende de la magnitud de la interferencia de dichos campos, de la interacción entre los diferentes campos interferentes y de la capacidad de maniobra de dicho sistema. Recíprocamente, a medida que se van eliminando los campos de interferencia se van observando cambios en el dolor, en la movilidad, en otras funciones orgánicas y en el estado mental y emocional de la persona.

Llamativamente la literatura sobre TN hace hincapié en la necesidad de desactivar la "totalidad" de las cicatrices así como la "totalidad" de los focos dentarios y amigdalares. Es decir que tácitamente reconoce la acción simultánea de varios campos de interferencia. Pero a mi juicio, ésto es así casi siempre, cualesquiera sean los campos interferentes intervinientes.

Las personas que llegan a mi consultorio tienen en promedio 70 años de edad. Habitualmente han sumado procesos inflamatorios, cirugías, traumatismos, fracturas, padecen diversas enfermedades y consumen un promedio de seis fármacos distintos. La gran mayoría de las veces me resulta imposible establecer como causa de su patología un campo interferente único.

Conclusión: la mayoría de los pacientes que llega a la consulta presenta numerosos campos de interferencia.

 

 

Comentario 1 

Dr Heberth García Rincón, Colombia, 17/11/03

 

 

Pienso que Dosch y otros investigadores de la TN en un legítimo afán por preservar la "pureza" de la TN, sostienen que solo hay un campo por una enfermedad; sin embargo los estudios de Speransky, Pavlov y otros muestran  cómo la enfermedad es producto de múltiples irritaciones, lo cual he podido  confirmarlo a diario en la consulta.  Términos como "desactivar", "desinterferir", le han hecho daño a la TN pues  dan la sensación de un acto mecánico ejercido por un electricista, cuando lo  que realmente hacemos es entregar una información inespecífica en un punto  específico para que el organismo en respuesta adopte un nuevo orden que le  implique un menor gasto energético y una liberación de sus dolencias. Como  se ve no tiene nada que ver con "desinterferir" u otros epítetos. 

 

 

 

El segundo golpe vs. múltiples golpes

 

 

Dr Pablo Koval

Speranski en sus investigaciones comprobó que para que se desarrollara una enfermedad debía haber ocurrido en primer lugar un "primer golpe" que sensibilizara al sistema nervioso de tal modo que un "segundo golpe" pudiera manifestarse como enfermedad. En ciertas oportunidades puede establecerse una relación causa-efecto entre un "golpe" y la enfermedad. El primer golpe de Speranski sería el causante del campo de interferencia en términos de TN.

Modestamente, creo que la propuesta de Speranski del segundo golpe debería tomarse en sentido metafórico. Hay que tener en cuenta que sus trabajos fueron primariamente de laboratorio en animales.

En los enfermos pueden contabilizarse muchos golpes hasta que aparece la enfermedad. Probablemente sea la sumatoria de esos golpes y la interacción entre sus efectos lo que debería tenerse en cuenta y no buscar al segundo golpe como único factor desencadenante.

En geriatría existe el concepto de los Gigantes de la Geriatría: la caída, la incontinencia, la confusión, etc., que desde mi punto de vista no serían sino la expresión clínica, en un momento dado, de la sumatoria de "golpes" o, dicho de otro modo, de la acumulación de campos de interferencia interactuantes y su expresión emergente. 

"Diversos autores han subrayado correctamente que ciertos patrones de presentación de enfermedades son peculiares de las personas mayores -inmovilidad, inestabilidad (caídas), incontinencia y compromiso intelectual (confusión, delirium)- y que tienen en común múltiples causas, un curso crónico, privación de la independencia y dificil curación. Han sido denominados Gigantes de la Geriatría y poseen inmensa importancia en la práctica de la medicina geriátrica, en parte porque son muy comunes y en parte debido al desafío que presentan para nuestras habilidades diagnósticas cuando tratamos de establecer la causa(s) precipitante e identificar factores exacerbantes tratables. Casi cualquier enfermedad puede presentarse con esas características y, recíprocamente, cualquier anciano que presente alguna de esas manifestaciones puede tener virtualmente cualquier patología. Por cierto, uno de los atributos definitorios de un geriatra es la capacidad de evaluar y manejar efectivamente a los Gigantes de la Geriatría." (Traducido de Brocklehurst's Textbook of Geriatric Medicine and Gerontology, 5th ed, Churchill-Livingston,  pág. 203, 1998.)

El geriatra inglés B. Isaacs (The challenge of geriatric medicine. Oxford Medical Publication. Oxford, 1992) propuso la denominación de Gigantes... Aún la geriatría no ha encontrado una explicación y menos aún un tratamiento adecuado a estos cuadros tan frecuentes.

Conclusiones: 

para que se desarrolle una enfermedad habitualmente son necesarios numerosos "segundos" golpes.

los Gigantes de la Geriatría constituyen la expresión emergente de la sumatoria e interacción de campos interferentes adquiridos durante la vida.

 

 

Comentario 1

Dr Heberth García Rincón, Colombia, 17/11/03

 

Este concepto ha sido una mala interpretación de sus trabajos publicados en  "bases para una nueva teoría de la Medicina". Segundo golpe nunca hace  referencia a un segundo evento en el sentido numérico literal sino al último  evento documentable después del cual se desencadena la enfermedad.  Pero antes de éste pudo presentarse uno, dos o cien irritaciones previas.

 

 

Tratamiento segmentario vs.tratamiento del campo interferente

 

 

Dr Pablo R. Koval

En un segmento sintomático puede encontrarse a su vez un campo interferente.

De acuerdo a lo expuesto anteriormente, la presencia de disfunción neuromuscular como causa de un segmento sintomático no invalidaría la posibilidad de que esa disfunción provoque además trastornos a distancia. Aunque no se pueda confirmar "científicamente" con los métodos actualmente a nuestro alcance, sí puede comprobarse con la práctica diaria que un trigger point produce efectos locales y generales. Su eliminación con aguja y lidocaína o procaína al 0.25-0.5%, obteniendo siempre la respuesta reactiva local (twitch response) se traduce en mejoría local y general. 

Un infarto cardíaco u óseo, una úlcera maleolar producto de campos de interferencia son causa de manifestaciones segmentarias y son pasibles de tratamiento segmentario. A su vez, per se, pueden constituir campos de interferencia.

Por estas razones, considero que la división entre tratamiento segmentario y tratamiento de campo interferente es inadecuada. Conduce a errores conceptuales.

Conclusión: la división entre tratamiento segmentario y tratamiento del campo de interferencia es inadecuada.

 

 

Comentario 1

Dr Heberth García Rincón, Colombia, 17/11/03

 

 

Totalmente de acuerdo, estos nombres hacen referencia únicamente a si la aplicación se hace en el sitio de sintomatología o en un sitio anatómicamente no relacionado. Pero conceptualmente no tienen ninguna relevancia pues las aplicaciones siempre se hacen en un organismo, no en un  campo o en un segmento (concepto reduccionista) y la respuesta será dada por  todo el organismo no por un segmento o un campo. Por tanto es claro que una  irritación segmentaria con sintomatología local esté produciendo  sintomatología en otro sitio. Espero sus comentarios. Heberth.