Editoriales

Temas en Discusión

Libro de Notas

Mesas Redondas

Ping-Pong

 

Mesas Redondas

Ping-Pong

EDITORIAL
del 22 de Octubre de 2013

PARA OPINAR, PREGUNTAR.
RESPONDER o SUSCRIBIRSE
enviar correo a
forodetn@gmail.com

Volver a Inicio



El Tratamiento de Conducto

Una breve descripción de la catástrofe llamada
tratamiento de conducto.
Por Robert Gammal. Febrero 1997
(Odontólogo australiano)

Seleccionado por el Dr Heberth García Rincón, Colombia.

Traducido por el Dr Pablo R. Koval, Argentina. 


El Dr. George Meinig fue uno de los 19 miembros fundadores y presidente por largo tiempo de la Sociedad Americana de Endodoncia . Después de la lectura de la obra del Dr. Weston Price, se dio cuenta de los peligros del tratamiento de conducto y escribió un libro llamado “La obturación del canal radicular”. (“Root Canal Cover-up”.).

El Dr Meinig define el tratamiento de conducto como : " ... La historia de cómo "millones de elementos diferentes" quedan atrincherados dentro de la estructura de los dientes y terminan causando el mayor número de enfermedades jamás atribuidas a una sola causa.

¿Qué es el tratamiento de conducto radicular?

El objetivo del tratamiento de conducto es "salvar" a un diente que se ha infectado o muerto, en un intento para que sea funcional y quede libre de dolor. Después de raspar el interior del diente el dentista intentará desinfectarlo como así a sus canales para eliminar cualquier fuente de infección. El canal luego se llena con una combinación de cemento y gutapercha en un intento de ocluirlos completamente. Se supone que este procedimiento es para evitar que cualquier microorganismo entre en el diente ya sea a través de la corona o de la raíz. Si el objetivo de un buen tratamiento es el control del dolor, y conservar la función mecánica y estética, entonces el diente así se habrá " SALVADO" . Si se tienen en cuenta los efectos sistémicos en el concepto de odontología, entonces lo que debe entenderse es que todo lo que ha sucedido tras el tratamiento de conducto, es que se ha guardado tejido muerto e infectado, enterrado en el hueso, a unos 5 cm del cerebro. Por alguna oscura razón estamos condicionados a pensar que los dientes no son una parte del cuerpo, sino que se trata de material inerte calcificado, y que de hecho son una estructura muerta de todos modos. La odontología es la única especialidad de toda la profesión médica y paramédica que considera que es una buena idea mantener tejido muerto, gangrenoso en el cuerpo. La forma de hacerlo es realizar un tratamiento de conducto.

Un endodoncista eminente dijo: "Es un error hablar (refiriéndose al tratamiento de conducto) de un diente muerto, es más correcto describirlo como un diente no vital o,  mejor, sin pulpa.  Aún cuando se ha eliminado la irrigación central del diente, el diente en sí sigue conservando su conexión con el cuerpo a través de la membrana periodontal y del cemento.”  Esto es como decir que a pesar de que el suministro de sangre a la pierna ha quedado completamente eliminado, sería un error sugerir que la pierna está muerta, porque aún está conectado a su cuerpo mediante la articulación de la cadera! El diccionario Oxford define "no vital" (non-vital) como "estado no compatible con la vida" y “Muerto” (Dead) como " Ya no vivo".

NOTA: obsérvese que en este trabajo (medicina convencional) el concepto de la eliminación de la inervación no se expresa como cambio en la vitalidad del diente, sólo se tiene en cuenta la pérdida de irrigación. Más adelante incluye el concepto neural.  (Dr Koval).

El ritual de falsas creencias

Hay muchas presunciones sobre el tratamiento de conducto que se basan más en mitos que en la ciencia. La filosofía que subyace a la enseñanza de la odontología limita su práctica a la mecánica, el control del dolor y lo estético. Los efectos sistémicos de tratamiento dental rara vez son considerados.
El Dr. Weston Price fue un investigador dental líder a fines del siglo XX. Fue el jefe de la Asociación Dental Americana y escribió numerosos artículos sobre temas tan diversos como el papel de la nutrición en la salud dental, los efectos de los dientes muertos y el tratamiento de conducto sobre la salud sistémica. El Dr. Price investigó los efectos del tratamiento de conducto por más de veinte años. Él pudo correlacionar diferentes estados patológicos con los tipos de patología vistos en torno a dientes muertos. Demostró en miles de casos, la generación de enfermedades a partir de dientes no vitales. Demostró que todas las creencias sobre Tratamiento del Conducto Radicular sostenidas por la comunidad odontológica hasta ese momento, se basaban en una completa falta de investigación científica. Eran mitos que fueron desarrollados y que se tornaron en creencias. Estas creencias se han convertido en verdades concretas por la comunidad odontológica actual. Si usted piensa que la investigación no está actualizada a la fecha, debe considerarse que las técnicas, la mayoría de los materiales, y algunos de los instrumentos que se utilizaron al comienzo, son idénticos a los utilizados hoy en día. Los medicamentos utilizados para "esterilizar " los dientes en aquella época, se siguen utilizando hoy en día - alcanfor, fenol , formaldehído , mentol. Investigación recientemente publicada apoya completamente lo hecho por el Dr. Price. Especialmente la del Dr. Patrick Störtebeker, Profesor Asocioado de Cirugía Neural en la Universidad de Karolinska en Suecia, ii , iii, iv, v y el trabajo del Dr. Eugene Ratner vi , vii en los Estados Unidos.

Algunos de los mitos que aún se perpetúan son 8:

1) Puede verse la infección en una placa de rayos X! ¡FALSO! Sólo si el ángulo es correcto es posible ver algo de pérdida de hueso en una radiografía. Es imposible demostrar la infección con una placa de rayos X como las radiografías dentales que sólo permiten "ver" tejido duro. No permiten ver tejidos blandos ni infecciones. Debido al efecto de sombra de la raíz también puede ser imposible ver la pérdida de masa ósea.

2) Se puede medir la extensión de la infección por el monto de la pérdida de hueso en una radiografía . ¡FALSO! Se supone en la odontología que la medida de la pérdida de hueso es una indicación directa de la cantidad de infección presente. Esta es una suposición falsa, porque la pérdida de hueso puede tardar tiempo en desarrollarse. La medida de la pérdida de masa ósea alrededor del extremo de la raíz es también una función de el sistema inmunológico del cuerpo que es capaz de aislar el proceso de infección. Tiene poco que ver con el grado de infeccion. viii  A veces no hay pérdida de masa ósea , pero en su lugar, una condensación de hueso sobre el extremo de un diente muerto. Se nos enseña en odontología que esto indica ausencia de infección. La realidad es que los dientes que muestran una 'condensación osteítica'  están demostrando que el sistema inmunitario del cuerpo es incapaz de poner en cuarentena a la infección localmente.19 Estos son a menudo los dientes que generan los mayores efectos sistémicos. Esto fue señalado claramente por el Dr. Josef Issels 1995 (traducido del alemán): " Si la resistencia local está ya tan debilitada que el foco inflamatorio ya no puede quedar encapsulado, las toxinas inflamatorias se infiltrarán sin obstáculos en la pulpa y en la totalidad del organismo. Si un proceso inflamatorio ya no puede ser localizado y encapsulado demuestra, como fue señalado por Pischinger y Kellner que el organismo se ha tornado en gran medida no reactivo. En un examen de rayos X, estos dientes muestran normalmente ausencia de translucidez. Esto es diagnosticado como Rx negativa. En nuestros pacientes de cáncer, tales focos no encapsulados, y por lo tanto las radiografías “negativas” son frecuentes. Esto indica la enorme baja resistencia de estos pacientes. " ix

3) Se puede determinar la longitud de un diente por rayos X. ¡FALSO!
La odontología enseña que un conducto radicular debe ser llenado hasta 1 mm del ápice de la raíz. Pero el vértice de un canal radicular raramente es determinable por rayos-X. Así, la mayoría de los canales se trabajan en defecto (demasiado corto) o en exceso (demasiado extenso) , al punto que el rellenado del canal sobresaldrá a través del extremo del diente y penetrará en el hueso. Esto surge de la investigación publicada en la literatura odontológica: "Treinta y dos canales en cuatro perros mestizos fueron tratados endodónticamente. Se eligieron para el estudio los premolares 3º y 4º porque sus ápices están ampliamente separados y podían ser estudiados individualmente sin peligro de confusión". "El examen de las secciones histológicas revelaron en algunos casos que la instrumentación había terminado un poco antes del ápice anatómico. Además, algunos canales que parecían en la Rx estar cubiertos ligeramente por arriba del ápice, en realidad habían sido sobrepasados observándose la extrusión de algunas partículas de sellador en el espacio del ligamento periodontal." "En los canales sobrecargados, el material extruído siempre se asoció con destrucción avanzada del tejido circundante y necrosis con liquefacción". x
No es posible en una placa de rayos x ver:  el final del canal radicular;  el ángulo de dicho canal; el número de canales o  las diversas ramas de cada canal

4) Es posible tratar efectivamente todas las áreas huecas del diente. Se asume que esto está limitado a los verdaderos canales radiculares. ¡Falso!
Se supone que la única parte del diente que contiene tejido blando es el canal radicular propiamente dicho. Incluso en una publicación de la Asociación Dental Australiana se señala que "Todos los canales de la raíz del diente en cuestión deben ser tratados". xi Desafortunadamente los conductos radiculares son el área más pequeña del diente que contiene nervios, vasos sanguíneos y tejido conectivo. Los conductos radiculares son realmente como la raíz principal de un árbol - una raíz principal, cientos de ramas que se desprenden de ella y que llegan hasta el límite de la raíz en toda su longitud. Es imposible tratar estos conductos accesorios. Además, la dentina no es una estructura sólida. Está conformada por túbulos que se extienden desde la superficie del conducto hasta el esmalte de la corona y hasta el cemento en la superficie de la raíz . Cada túbulo se estima que puede contener hasta 8 bacterias en su diámetro. En un diente frontal, que tiene sólo una raíz hay más de tres kilómetros de tubería. Esto equivale a miles de millones de microorganismos en un solo diente. En comparación con el volumen contenido en los conductos accesorios y en los túbulos de dentina, la cantidad de gérmenes contenidos en el conducto radicular principal es en realidad muy pequeña. No es posible eliminar el tejido blando muerto e infectado de la totalidad del diente. Cuando se tratan sólo los conductos radiculares principales queda una enorme cantidad de tejido gangrenoso infectado por microorganismos anaerobios. El Dr. Issels lo expone de esta manera 9: "Altmann , Doepke y Pritz , así como Fischer , Hess y otros investigadores han estudiado detenidamente la estructura fina del diente . Ellos han encontrado que la sustancia dura del diente de ninguna manera se asemeja a una estructura no vital , sino que mantiene un proceso metabólico activo con la pulpa dental y el periostio dental. La cavidad pulpar y la superficie externa de la raíz están conectadas entre sí a través de canales muy finos. Están también conectados a través de fisuras mesenquimatosas y de capilares del periostio central con el sistema de canales del hueso mandibular y con sus espacios pulpares y por lo tanto con el organismo en su totalidad. Este conocimiento ha refutado el concepto, que ha existido por décadas, acerca de que el diente, tras la eliminación de la pulpa y del sellado de la cavidad, se convertía en una estructura aislada no vital que perdía sus transacciones de intercambio con el resto del organismo. Incluso la conservación más perfecta sólo llegará a cubrir el tronco intermediario más vertical del sistema de conductos radiculares. De ninguna manera va a llegar a las ramas laterales ni a los numerosos canalículos dentales que salen a partir del canal de la raíz. Incluso después de la preparación más precisa del canal de la raíz, siempre quedarán proteínas en las áreas adyacentes. Generalmente estas proteínas están infectadas y desnaturalizadas por la acción de los materiales de relleno, lo cual da lugar a la formación de productos tóxicos.
MEYER (Göttingen) demostró, que los canalículos dentales exhiben una exuberante flora bacteriana. Las toxinas por descomposición producidas por estos microbios, tras el relleno de la raíz dental, ya no pueden salir hacia la cavidad oral. Sólo pueden escurrirse a través de la conexión cruzada y de las ramas no selladas del canal de la raíz, y finalmente, llegar a los espacios pulpares del hueso mandíbular y de ahí a través de los sistemas fluyentes del organismo. Debido a los procedimientos de desvitalización y de conservación, el diente se convierte en una "fábrica de toxina " que daña continuamente al organismo”.
La mayoría de las autoridades odontológicas aducen que el sistema inmunológico corporal se hará cargo de lo que sobra. Esta es una suposición basada en la fantasía. Si el suministro de sangre del diente se ha eliminado (que es lo que sucede cuando el conducto radicular se 'limpia'), las células del sistema inmunológico no pueden llegar a ese sitio. A menudo, durante o antes de iniciar el tratamiento de conducto radicular, el dentista administra antibióticos. Esto puede asociarse con una rápida reducción del dolor. Desafortunadamente, tanto el dentista como el paciente asumen que la infección fue erradicada. El dolor desaparece porque se produce una reducción en la presión de todo el extremo de la raíz. Los antibióticos no tienen efecto sobre los microorganismos que se encuentran dentro del diente que son la fuente original y continuada de microorganismos y sus toxinas. Como no existe irrigación del diente es imposible que los antibióticos lleguen hasta el foco. xii  "En el caso de un diente con infección aguda no existe un proceso natural de drenaje y tampoco hay un mecanismo por el cual los antibióticos que han sido administrados puedan llegar a las bacterias en el interior del diente " 1

5) Es posible esterilizar el canal mediante el uso de medicamentos colocados en su interior. ¡FALSO!
Es imposible esterilizar los canales. Los medicamentos y antibióticos utilizados no penetran en los túbulos dentinarios. El Dr. Price incluso pudo cultivar bacterias de dientes tratados con formaldehído. La literatura odontológica reciente refleja lo siguiente: "Se sabe ahora que la esterilización completa de un canal de la raíz infectado es muy difícil de lograr y la eliminación completa de todos los restos de tejido pulpar con frecuencia no es posible. " xiii

6) Las bacterias que penetran en los canales y túbulos suelen ser del tipo "aeróbico" encontrado en la boca. Cuando el canal se sella herméticamente y el suministro de oxígeno se corta, estas bacterias mueren. ¡FALSO!
Las bacterias, levaduras y otros organismos que entran en el diente no mueren cuando el suministro de oxígeno se reduce (como sucede en el interior del sistema de conductos radiculares). Sufren lo que se llama cambio pleomórfico xiv , xv y se convierten en bacterias anaeróbicas". Literalmente cambian la forma y se convierten en bacterias que no necesitan oxígeno para vivir. Se sabe ahora que los dientes muertos están por lo general altamente infectados con bacterias anaerobias gram negativas. xvi  Sundqvist , en 1976, aisló 88 especies de bacterias de 32 canales con enfermedad periapical . xvii  "Sólo 5 de esas bacterias pudieron desarrollarse con oxígeno. Las bacterias anaeróbicas estrictas deben jugar un decisivo papel patológico a pesar de que sólo un número limitado de especies facultativas han mostrado inducción de lesiones periapicales ... " Poblaciones de conductos radiculares infectados durante prolongados periodos contienen una mezcla de anaerobios estrictos. La inflamación periapical crónica de bajo grado es la consecuencia que puede mantenerse durante años.” Otros organismos como levaduras, hongos y "formas de pared celular deficiente" (Lida Mattman ) también habitan este tejido. xviii Los dientes muertos se convierten así en un foco de infección que puede causar numerosos estados de enfermedad en todo el cuerpo. Las bacterias anaerobias producen toxinas neurológicas y hemolíticas sumamente potentes . Una verdadera "fábrica de toxinas".

7) Si no duele , debe estar bien ! ¡FALSO!
Los comentarios de Weston Price son muy explícitos: "El confort local ... puede constituir lo que probablemente es una de las mayores paradojas y uno de los errores de diagnóstico más costosos en cuanto a pérdida de la salud que existen en la práctica médica y odontológica .... la ausencia de reacción local y la consiguiente destrucción por los productos de la infección, les permite a bacterias y toxinas pasar al resto del cuerpo irritando y dañando los tejidos más susceptibles del paciente". La falta de dolor en torno al diente adquiere el significado de una terapia de conducto exitosa. Desafortunadamente no permite descartar la posibilidad de efectos sistémicos.

8) No hay motivo para considerar una relación entre efectos sistémicos y enfermedad odontológica. ¡FALSO!
Investigadores como Weston Price xix , Billings, Rosenow , Stortebecker , Ratner y muchos otros, han demostrado la propagación de la enfermedad sistémica a partir de los dientes y encías infectadas. Sólo los profesionales odontólogos que no están entrenados en medicina son los que se niegan a aceptar este concepto básico La investigación de Steinman xx en los años 70 demuestra de manera concluyente la relación de disfunción metabólica con enfermedades dentales. Patrick Stortebecker y otros han demostrado el transporte de todos los materiales, microorganismos y sus toxinas directamente desde el diente hacia el cerebro a través de la sangre y a lo largo de fibras nerviosas.2,3,4,5   Muchos otros artículos de investigación han demostrado que lo que se pone en un diente puede ser transportado al resto del organismo. xxi , xxii, xxiii, xxiv  Como Schondorf señaló "Un tratamiento de conducto que no establece un foco , no existe".

Interferencia neurofocal

Hasta ahora hemos hablado de los efectos del tratamiento de conducto radicular en relación con los microorganismos. Hay otra forma de ver el problema de los dientes muertos. Se relaciona con un concepto de medicina desarrollado por dos médicos alemanes los hermanos Huneke . Lo que encontraron fue que las áreas de tejido muerto, el tejido cicatrizal, cuerpos extraños, tejido quístico y el tejido infectado podrían interferir con el sistema de regulación del organismo. Llamaron a estas áreas "focos de interferencia neural". La Asociación Médica Alemana para la Investigación y Control focal define el foco como: "una alteración localizada en el organismo, con capacidad de inducir acciones distantes, alejadas”. "Cualquier alteración orgánica patógena circunscrita local tal como la inflamación crónica, una alteración degenerativa, o una cicatriz (independiente de su tamaño y ubicación), puede actuar como un foco o como un "campo de interferencia ". El " foco" es definido por Pichinger y Kellner como una "alteración localizada crónica en el tejido conectivo, que puede causar las reacciones más diversas fuera de su ambiente inmediato y, por consiguiente se encuentra en una relación activa permanente con el sistema inmune local y general. "Cualquier inflamación crónica, cualquier cicatriz, cualquier cambio degenerativo o cualquier otra alteración puede, obviamente, satisfacer esta condición. El foco está incluido en el tejido basal mesenquimatoso y de esa manera está en contacto directo con el sistema sanguíneo capilar, con los vasos linfáticos y con el sistema neurovegetativo. Esto establece conexión con todo el organismo. A través de cualquiera de estos sistemas de conducción, puede generar acciones a distancia en otros órganos. El impulso nervioso focal se proyecta primero a los centros vegetativos, donde puede causar una desregulación vegetativa que igualmente por acción retroactiva puede a su vez afectar a la totalidad del organismo. Por otra parte, toxinas y bacterias focales, a través de los vasos pueden diseminarse y causar afección tóxica, infecciosa y/o alérgica hacia cualquier sitio". 9
El campo de interferencia neural crea un desequilibrio en los mecanismos de regulación del cuerpo, lo cual incluye el fluido tisular en torno a todas las células del cuerpo. Dientes muertos e infectados cumplen con todos los requisitos para convertirse en focos primarios de interferencia neural. El desequilibrio en el sistema de regulación puede entonces crear o bien potenciar estados de enfermedad en otras partes del cuerpo, remotas respecto del foco original. Estos estados de enfermedad a menudo coinciden con áreas del cuerpo que están en los mismos meridianos de la acupuntura que el foco primario. Esto ha sido verificado por el trabajo de Voll, médico y electroacupuncturista alemán. Por ejemplo, vemos a menudo estados de enfermedad en las áreas del sistema reproductivo, en los riñones y en las rodillas en relación a incisivos desvitalizados. La boca y los dientes son una fuente primaria de infección focal y de campos de interferencia neural. En ninguna otra parte del cuerpo se deja tejido muerto de forma rutinaria. Lo único que parece diferenciar las reacciones individuales es el estado del sistema inmunitario de la persona y factores genéticos. Por consiguiente otros factores que pueden reducir la función inmunológica permitirán una reacción más intensa frente a dientes no vitales, (por ejemplo mercurio de las amalgamas dentales pueden tener un efecto directo y perjudicial sobre el sistema inmune) .

Apicectomía y relleno retrógrado de la raíz

A veces, cuando una infección en el extremo de una raíz no parece curar, el cirujano dental realiza una técnica quirúrgica para limpiar el área abscedada. Esto se llama apicectomía. Esta cirugía se basa en la creencia de que el material infectado sólo se escapa a través del extremo de la raíz (un mito) . Por lo tanto, como parte de este procedimiento, a menudo se coloca relleno en el extremo de la raíz. Esto se llama relleno radicular retrógrado. El material de elección que es más comúnmente defendido por la profesión odontológica es la amalgama. No hay una sola área de la medicina que tolere la implantación de amalgama o de mercurio en el hueso. Esto es en realidad lo que se hace todos los días en odontología. Es equivalente a un implante de mercurio directamente en el cerebro! Esto no es una exageración. Muchos investigadores han demostrado que el vapor de mercurio liberado de la amalgama dental migra a través del paladar y de las membranas nasales y pasa directamente al cerebro. xxxv   Si el mercurio ya está dentro del hueso migrará libremente al cerebro . Si usted ha recibido este tratamiento es importante tratar de eliminar toda la amalgama del hueso. Dependiendo del peligro para la anatomía circundante, esto no siempre es factible.

Pulpotomía

Debido a la anatomía del extremo distal de la raíz dental del niño (decidua), no es posible hacer un tratamiento de conducto. Cuando un diente de leche está infectado o muerto el tratamiento que aún se enseña en la Universidad de Sydney, se llama pulpotomía. Esto implica la eliminación de solamente la sección coronal de la pulpa mientras que se deja el resto de la pulpa infectada en la raíz del diente. Este muñón pulpar luego se cubre con un material que 'momifica' el tejido restante. El material de momificación es, de hecho, una mezcla de formaldehído y cresol . La creencia es que este material permanece en el diente. NO hay base científica para esta creencia! De hecho, existe investigación publicada que demuestra que el formaldehído colocado en dientes de gatos y ratas migra fácilmente a todos los tejidos del cuerpo. xxxvi . El formaldehído es carcinogénico (productor de cáncer) ya en pequeñas cantidades. La pulpotomía no sólo momifica la pulpa sino también puede comenzar a momificar al niño.

Síntomas y enfermedades en relación a
dientes muertos presentes en la boca

Los tipos de estados de enfermedad que se relacionan con dientes muertos son tan numerosos que es imposible en un artículo de este tamaño comentarlos a todos. Van desde dolor de cabeza y cuello a reumatismo y cáncer pasando por todas las enfermedades conocidas. El síntoma más común es dolor de cabeza y cuello. Esto puede variar desde cefaleas leves, migraña y neuralgia del trigémino. Sinusitis a menudo se asocia con dientes desvitalizados y con endodoncias especialmente en la arcada superior. Existe una relación lineal entre la incidencia de la sinusitis y la de la esclerosis múltiple . Price encontró que la mayoría de los pacientes con dientes no vitales tenían alguna disfunción de la tiroides. Un número de investigadores y médicos están encontrando una relación entre el cáncer y dientes no vitales. Es común que la función inmune esté reducida. Los problemas en ojos y en oídos son comunes en relación con endodoncias. Cambios reumáticos y artríticos son casi la norma entre las personas con dientes muertos en sus bocas. Muchos problemas cardíacos y trastornos nerviosos se asocian con dientes muertos. La esclerosis múltiple también se ha relacionado con las toxinas y los microorganismos a partir de dientes muertos xxxvii, xxxviii
La ubicación del diente, los tipos de microorganismos en su interior y la naturaleza de la composición genética de la persona determina las áreas de enfermedad encontrados clínicamente. La única cosa que es cierto es que si usted está enfermo debe examinar cuidadosamente todos los dientes no vitales, con endodoncia o no.

Tratamiento

La odontología es la única profesión médica-paramédica que considera correcto dejar tejido muerto infectado en el cuerpo. (No sólo que está bien, sino que es tolerado y pagado por fondos para la salud.). Ningún médico consideraría dejar tejido gangrenoso en el cuerpo. Lamentablemente no hay buenas alternativas para esta situación. El único tratamiento para el tejido muerto en el cuerpo es eliminarlo. Por lo tanto, el tratamiento de elección consiste en extraer el diente muerto en lugar de rellenar su raíz. También es importante eliminar todo el tejido infectado en torno al diente. Esto por lo general requiere una cirugía sencilla con acceso al fondo de la cavidad. Si bien esto no suena atractivo, los resultados suelen serlo, y la cirugía suele ser muy sencilla. Como dentistas se nos enseña a extraer dientes con fórceps y al tejido infectado dejarlo en la cavidad ósea a cargo de las células del sistema inmune. Esto a veces sucede. A menudo, sin embargo, el hueso se cura rodeando al tejido infectado que permanece indefinidamente como un foco en el hueso. Estas áreas están colonizadas por lo general por bacterias gram negativas. xxxix Se llaman áreas de osteítis o lesiones de osteonecrosis cavitacional inductoras de neuralgia, xl , xli que pueden actuar como focos de infección y también como focos de irritación neural al igual que los dientes endodónticos. Esta es la razón principal por la que se utiliza el abordaje quirúrgico para la mayoría de extracciones.
La siguiente pregunta obvia es "¿Cómo llenar el espacio?". La solución depende de la ubicación del espacio y del estado de los dientes adyacentes y o de la falta de dientes en la zona. Por lo general, implica la creación de una especie de puente o prótesis parcial. Cada persona debe ser evaluada individualmente. No creo que los implantes de titanio sean una solución adecuada. Las corrientes eléctricas generadas por estos dispositivos también pueden actuar como un campo de interferencia neural.
 

Referencias:
i Focal Infection - The endodontic point of view Ehrmann Oral Surgery Vol 44 No 4 October 1977
ii Stortebecker P "Dental Infectious Foci and diseases of the nervous system - spread of microorganisms and their products from dental infectious foci along direct cranial venous pathways eliciting a toxic - infectious
encephalopathy" Acta. Psych Neural Scand 36 Suppl. 157 (1961) 62
iii Stortebecker P “The cranial venous system filled from pulp of a tooth - Proceedings" 3rd Int. Congress of Nero Surg. Copenhagen Aug 1965
iv Stortebecker P "Dental significance of pathways for dissemination from infectious foci.” J Can Dent Assoc 33:6 1967 pp301-311
v Stortebecker P "Chronic dental infections in the etiology of Glioblastomas. 8th int congress” Neuropathy.
Washington D.C. Sept 1978 J Neuropth. Exp. Neurology 37(s) 1978
vi Shklar , Person, Ratner. Oral pathology and Trigeminal Neuralgia III J Dent Res. 1976;55(B):299
vii Ratner E., Langer., Evins M., alveolar Cavitational Osteopathosis manifestations of an infectious process and its implications in the causation of chronic pain. J Periodoontal 1986;57:593-603
viii M.K Sharief N Eng J Med 1991 325:467-72
ix More Cures for Cancer Translation form the German by Dr Josef Issels Helfer Publishing E. Schwabe, Bad
Homburg FRG.
x Malcolm Davis . Periapical and intracanal healing following incomplete root canal fillings in dogs. Oral Surgery
May 1971 Vol 31 No 5
xi Australian Dental Association handout December 1996
xii Philip Delivanis Oral Surgery 1981 Vol 52 No 4
xiii Phillip Delivanis Oral Surgery 1981 Vol 52 No 4
xiv The persecution and trial of Gaston Naessens. By Christopher Bird Pub. HJ Kramer Inc Tiburon CA ISBN
109876543 (1991)
xv The Cancer Cure that worked. The Rife Report. Life of Dr Royal Rife. By Barry Lynes , Marcus books 1994
xvi K.E Safvi J. Endo. vol 17 No 1 Jan 1991
xvii Wu, Moorer, Wesselink. Capacity of anaerobic bacteria enclosed in a simulated root canal to induce
inflammation. Int. Endodontic Journal (1989) 22, 269-277
xviii Personal research with Dr J Burke of Australian Biologics, Sydney
xix Weston Price. Dental Infections Oral and Systemic. Vol 1 & 2
xx R.Steinman J Southern California State Dental Assoc. Vol 28, No11 November 1960
xxi Capra N. Andersopn KV. Pride JB. Jones TE simultaneous “Demonstration of Neuronal Somata that innovate the tooth pulp and adjacent periodontal tissues using two retrogradely transported anatomic markers.” Exp. Neurol 86(1984) 165-170
xxii Marfurt C. Turner D Uptake and transneuronal transport of Horseradish Peroxidase - Wheat Germ aglutinin by Tooth Pulp Primary Afferent Neurons’ Brain Res. 452(1988) 381-387
xxiii Marfurt C. Turner D ‘The central Projections of tooth pulp afferent neurons in the rat as determined by the Transganglionic transport of Horseradish Peroxidase" J. of Comp.Neuro 223 (1984) 535-547.
xxiv Arvidson J. Gobel S. “An HRP study of the Central Projections of Primary Trigeminal Neurons which innovate tooth pulps in the cat. “ Brain Res. 210 (1981) 1-16
xxv Black R., laboratory model for Trigeminal Neuralgia. Adv. Neuro.1974; 4:651-8
xxvi Westrum LE., Canfield RC., Black R., Transganglionic Degeneration in the spinal trigeminal nucleus following the removal of tooth pulps in adult cats. Brain Res 1976; 6:100:137-40
xxvii Westrum LE., Canfield RC., Electron microscopy of degenerating axons and terminals in the spinal trigeminal nucleus after tooth pulp exterpation. Am J Anat. 1977; 149:591-6
xxviii Gobel S., Bink J., degenerative changes in primary trigeminal axons and in neurons in nucleus caudalis
following tooth pulp extirpation in the cat., : Brain Res. 1977;132:347-54
xxix K.E Safvi J. Endo. vol 17 No 1 Jan 1991
xxx Bando Y Henderson B Meghji S Poole S Harris M Immunocytochemical localization of inflammatory
cytokines and vascular adhesion receptors in radicular cysts. J Oral Pathol Med (1993 May) 22(5):221-7
xxxi Wang CY Stashenko P Characterization of bone-resorbing activity in human periapical lesions. J Endod (1993 Mar) 19(3):107-11
xxxii Iwu C MacFarlane TW MacKenzie D Stenhouse D The microbiology of periapical granulomas. Oral Surg
Oral Med Oral Pathol (1990 Apr) 69(4):502-5
xxxiii Mechanism of Focal Infection J Am Dent Assoc Vol 42 June 1951(619-633)
xxxiv The incidence of bacteremias relate to endodontic procedures 1. Nonsurgical endodonticsJ Baumgartner,
Heggers Harrison J of Endodontics Vol3 No 5 May 1976.
xxxv Stortebecker, P. Mercury poisoning from dental amalgam through a direct nose-brain transport. The Lancet, May 27, 1989.
xxxvi Hata G. et al. "Systemic distribution of 14 c-labeled Formaldehyde applied in the root Canal following
pulpectomy" J. of Endo 15 No11 1989 539-543
xxxvii Stortebecker P "Chronic dental infections in the etiology of Glioblastomas. 8th int congress” Neuropathy.
Washington D.C. Sept 1978 J Neuropth. Exp. Neurology 37(s) 1978
xxxviii Dental Caries as a cause of nervous disorders.1981
xxxix Shklar , Person, Ratner. Oral pathology and Trigeminal Neuralgia III J Dent Res. 1976;55(B):299
xl Bouquot JE Christian J Long-term effects of jawbone curettage on the pain of facial neuralgia. In: J Oral
Maxillofac Surg (1995 Apr) 53(4):387-97; discussion 397-9
xli Bouquot JE More about neuralgia-inducing cavitational osteonecrosis (NICO)
Oral Surg Oral Med Oral Pathol 1992 Sep;74(3):348-50




PARA OPINAR, PREGUNTAR.
RESPONDER o SUSCRIBIRSE
enviar correo a
forodetn@gmail.com

Volver a Inicio