Editoriales

Temas en Discusión

Libro de Notas

Mesas Redondas

Ping-Pong

 

Mesas Redondas

Ping-Pong

EDITORIAL 11
Dr Heberth García Rincón

Volver a Inicio



ENFASIS EN LA ENFERMEDAD –
ENFASIS EN EL ENFERMO
Comentarios, preguntas en Facebook:
Terapia Neural/Odontología Neurofocal)

En atención a la polémica sobre Linealidad y no Linealidad, vademécum, protocolos, etc. y al comentario de Andrés Peralta que estos espacios deben orientar a quienes están iniciándose; pienso que vale la pena ilustrar algunos conceptos que aunque sutiles, sustentan la racionalidad de la Medicina Alternativa en general y de la Terapia Neural (TN) en particular.
Desde la antigüedad han existido dos Modelos de Racionalidad con concepciones diferentes sobre el hombre, el proceso salud – enfermedad y cómo relacionarse con el paciente. Encontramos la Escuela de Cnido donde se hacía énfasis en la enfermedad, su diagnóstico y clasificación, teniendo esta mayor importancia que el enfermo. La Enfermedad es un hecho pasivo, que debe ser solucionado localmente según el órgano comprometido. La Medicina debía considerarse por tanto al igual que las matemáticas, un arte de la investigación científica que debía enseñarse como ciencia pura. (www.cinicos.com/cos.htm ; Hidroterapia, la curación por el agua. Frederic Viñas. Editorial Integral. 1994).
También estaba la propuesta de la Escuela de Cos, cuyo acento se hacía en el enfermo; su enfermedad no se ubicaba en un órgano, por el contrario se entendía como un proceso patológico general que afectaba a todo el cuerpo, además reconocía al paciente mediante una autobiografía patológica para entonces tratar de entender la enfermedad. Esta no puede tratarse de la misma manera en personas diferentes, dado que cada persona es una historia diferente. La Medicina debía ser considerada un arte, el médico debía tener predisposición y vocación, por tanto no bastaban solo los estudios. (www.cinicos.com/cos.htm ; Hidroterapia, la curación por el agua. Frederic Viñas. Editorial Integral. 1994).
En este orden de ideas hay dos formas de abordar el Fenómeno Salud – Enfermedad:
1. Con Énfasis en la Enfermedad: desde esta óptica, es de suma importancia describir un cuadro, sus síntomas y signos, bautizarlo con un nombre (Síndrome X – Enfermedad X), de tal manera que cuando se repitan en otra persona ya sepa de qué se trata y mejor aún, si tengo un tratamiento preestablecido para esta patología. Ejemplo: el Asma en todos los pacientes produce sibilancias, disnea, tos, placa de tórax que muestra atrapamiento de aire, etc. Desde esta perspectiva caben los vademécum, protocolos, algoritmos y los especialistas, es más son deseables y ojala cuenten con numerosas herramientas diagnósticas y terapéuticas y un protocolo a seguir. Aquí es válida la linealidad, el Reduccionismo Cartesiano y es bienvenida la generalización de lo predecible.

2. Con Énfasis en el Enfermo: desde esta perspectiva prima lo singular, lo irrepetible, es decir el Enfermo con su historia de vida (gestación, carga genética, nacimiento, crecimiento, nutrición, medio ambiente, patologías, trabajo, visión de sí mismo y un interminable etc., etc.). Entonces a pesar de signos y síntomas idénticos, no puedo tratar la misma enfermedad de manera idéntica en pacientes diferentes. Debo enfocar al paciente racionándolo desde las propiedades complejas que surgen de las diferentes interrelaciones de sus partes y que no puedo ubicar en ninguna de ellas (concepción holista). Es desde este enfoque que debo entender al paciente y su enfermedad, por ende el tratamiento debe impulsar procesos de autoecoorganización y dada su singularidad no acepta protocolos, normatizaciones, estadísticas, pruebas, mediciones, etc.
Recordemos que somos informacionalmente abiertos (intercambiamos información con el medio) y organizacionalmente cerrados (tenemos nuestro propio e individual orden); de ahí nuestra individual respuesta ante un estímulo, ya sea un cambio de temperatura, dieta, glóbulo homeopático o aplicación de TN. Entonces el organismo no admite protocolos y pese a que en un tratamiento de TN, inicialmente los puntos de aplicación sean similares o aún idénticos en una misma enfermedad, en diferentes pacientes, en la medida que avance el tratamiento, cambian, se repiten, se aumentan, etc., sin que existan dos tratamientos iguales. Es en esta segunda concepción de Énfasis en el enfermo que se mueve la TN.
Finalmente vemos que no se trata de hacer señalamientos para decir quien está equivocado (“Lo contrario de una verdad no es el error sino una verdad contraria” Pascal); debemos buscar un dialogo de saberes en pie de igualdad con la concepción lineal y reduccionista, en la que debemos ofrecer respeto para exigir el mismo trato.
Concluyendo, el tema no es de protocolos, diagnósticos, mediciones, etc.; tampoco de nombres como campo interferente, segmento, etc. El fondo es como dice el maestro Payan, “el razonamiento”, qué proceso de racionalidad usamos para entender el Fenómeno Salud – Enfermedad; cómo pienso? si es que pienso.
 


partida 3 veces

Susana Gjurkan Galper Me encantó lo que leí, explicación simple y desde la humildad y el amor gracias Dr.
24 de junio a la(s) 0:09 · Me gusta

Byron Galdamez Arana Sentí pensar
24 de junio a la(s) 3:46 · Me gusta

Pablo Rubén Koval Hay una dificultad importante con el ejercicio de la medicina. Por eso pienso que este espacio no sólo es para quienes se inician, sino para todos y todas. Es mucho más sencillo pensar linealmente, no exige tanto esfuerzo. Con tablas, algoritmos y vademecums pueden "resolverse" muchas cosas. El pensar en el enfermo y no en la enfermedad es harto más complejo. Ocurre que en ese intento de modificar la forma de pensar podemos bandearnos, es decir volcarnos hacia algún extremo, por ejemplo hacia el extremo de que todo pasa por el corazón. El corazón es parte fundamental, pero sin la mente nos quedamos sólo en las buenas intenciones. Las enseñanzas de Payán han contribuido muchísimo a pensar el problema desde el enfermo y no desde la enfermedad, pero la resistencia es enorme, la fuerza de lo aprendido, de la cultura metida en cada una de nuestras células es un impedimento formidable. Quizás algún día cuando el pensamiento sistémico y complejo se transmita desde los primeros años de vida, la medicina va a cambiar sustancialmente. Es verdad que hay que ser tolerantes, pero convengamos que pensar en la enfermedad sólo es útil en las situaciones de emergencia, en las situaciones agudas no de emergencia y en los cuadros persistentes y crónicos el único camino útil es pensar en el enfermo. Personalmente considero que los cursos de TN y ONF deberían estar orientados básicamente a modificar la forma de pensar la salud-enfermedad tal como nos la ha trasmitido el Dr. Julio C. Payán (TN Latinoamericana).
24 de junio a la(s) 11:12 · Editado · Me gusta · 4

Edgar Francisco Fernandez Flores Totalmente de acuerdo con el comentario del dr. Pablo Rubén Koval modificar la forma de pensar,
24 de junio a la(s) 20:45 · Me gusta

Joel Nunez Alvarez somos una especie aun muy primitiva, con representantes soberbios y prepotentes que en sus ignorancias y miedos han creído que dominan el todo, por medio de la violencia de cualquier tipo, quizás si buscáramos cuando surgió y como la primera preocupaci...Ver más
25 de junio a la(s) 20:57 · Me gusta · 1

Heberth Garcia Rincon De acuerdo Pablo, también es bienvenido el protocolo en casos como transplantes, reemplazos quirúrgicos; sin embargo cuánto podría aportar también en estos casos el pensamiento complejo....... Soñemos, algún día será.
25 de junio a la(s) 23:42 · Me gusta
Pablo Rubén Koval
 


Volver a Inicio