Editoriales

Temas en Discusión

Libro de Notas

Mesas Redondas

Ping-Pong

 

MESA REDONDA
N°3

PARA OPINAR, PROPONER, PREGUNTAR,
RESPONDER o SUSCRIBIRSE
enviar correo a
forodetn@gmail.com

Volver a Inicio



 

 

 

TN - EMOCIÓN y VOCACIÓN


Presentación: Justo Cabrera, 27/9/12

Para nosotros, mèdicos formados en la causalidad ortodoxa, nos es dificil aceptar que las emociones y sus disconfores (depresión, angustia e incluso psicosis) puedan ser originadas o potenciadas por trastornos autonòmicos aberrantes; e igualmente nos es dificil aceptar que amigdalitis cedan a unos milimetros de procaína en los pilares anteriores y que una celulitis desaparezca a los pocos días de cercarlas con habones procaínicos. Esto lo traigo a colaciòn porque se que todos hemos tenidos estas pequeñad experiencias con algunos de nuestros enfermos. No importa si es un campo o un segmento las "reacciones límbicas" se dan, los cuadros clínicos, metabòlocos, reumáticos, psicológicos, infecciosos e inflamatorios mejoran y el enfermo remite parcial, total o temporalmente o no remite. La TN es praxis, sus mecanismos fisiològicos hipotéticos y su fundamentación filosófica esencial para entender lo incomprensible, para tener la seguridad ante la ambigüedad, para tener la valentía de hacer lo que hacemos a contrapelo de lo aceptado, en contra del camino facil de seguir las huellas "científicas" que nos conducen a nosotros y a nuestros enfermos al desfiladero de la ignorancia, del desapego y al desamor. Hoy se que no importa el tiempo dedicado a mis enfermos; se, e intento, hacer de mi profesión, no mi trabajo, no mi vocación, sino una extenciòn de mi existencia. Escribo esto porque hay días como hoy en que quisiera preguntarles, si pudiera, a Payan, a Yosset, a Koval, a García, e incluso a los Huneke y a Peter, como hicieron para lograr tener enfermos y no pacientes; como hicieron para conversar a traves de una aguja con organismos ajenos... y, sobre todo, como hicieron para manejar sus soledades sin ser poetas.
Un abrazo familia!
PD: Se que esto no es posteable; pero hay días como hoy en que es bueno escribir sintiendo y no dicerniendo.
JMcabrera Sucre-Sucre Colmbia.


Intervención 1: Julio César Payán de la Roche, 27/9/12

Estimado Justo; Usted termina su carta con saludo familial, por eso le escribo también de una manera familial. Esta nota va sin borrador sino como algo que me impulsa a escribirle pues yo también sentipienso algo semejante a lo que le preocupa a Ud.

Mire que Ud. deja ver que es el pensamiento ortodoxo el que no le deja ver y hasta saborear los efectos de la TN y de la odontología neuro focal, no se olvide que ambas van intimamente unidas, mas juntas que de la mano. Así que hay que aceptar que el pensamiento ortodoxo nos enceguece para ver nuevos puntos de vista porque es ortodoxo, mecanicista, dogmático, patriarcal e impositivo y porque todos y todas tenemos el cerebro y el corazón acondicionado para sólo ver y creer posible lo que el paradigma mecanicista nos ha permitido ver. Es la caverna de Platón. Así que como Ud. lo insinúa lo primero es despojarse de verdades y de dogmas. porque lo que pasa es que la educación no nos libera sino que nos encarcela y entre más alto el nivel de aprendizaje o "curriculo" académico la cosa es peor.

Una vez nos demos cuenta de esto, aunque no lo logremos del todo, pero que nos demos cuenta, lancémonos al vacío o a la desobediencia vital, o al descrédito total y dele pálante mi querido amigo. No más preguntas de porqué, como, ni para qué ni qué va a pasar. Lógicamente no es fácil, pero también muchos golpes nos costó el aprender a caminar, y sin embargo allí cada uno y cada una de nosotros anda con su renquera y sus pies planos.

Después como Ud. bellamente lo plantea quiere que el ejercicio de la TN sea una extensión de ud, mismo si puede adobar esa alma, que lo lanzó al vacío y que le enseñó a desobedecer, con los avances de la física cuántica, o de las matemáticas de la complejidad, o de la cibernética, o de los fractales, o de la antropología, o de la misma filosofía o de las neurociencias, que son divertimentos que respaldan, en parte, lo que ya la TN le ha mostrado.

Así que coja esa aguja con la razón y el corazón, es decir como dice Vicente Aguilera aprenda a corazonar, y que viva la sin razón pues las esperanzas que brinda la terapia neural van más allá de la razón, sus resultados retan la razón, rompen esa cárcel y se pasan al mundo de la: aún no razón.

Ya hoy yo también, como Ud. descargué un poco de soledad.

Un abrazo famileal. Julio C.


Intervención 2: Pablo R. Koval, 27/9/12

Hablar de emociones en ciencia, suena a herejía. Sentipensar es una palabra que hubo que inventar o rescatar de un idioma de un pueblo no dominado por la razón. Lanzarse al vacío parece suicida.

Estaba releyendo el libro de Huneke “El fenómeno en segundos en la Terapia Neural” y me volvió a llamar la atención toda la energía que despliega para que su descubrimiento fuera reconocido por la ciencia, por la Universidad. La ciencia ortodoxa no quiere ni ver la realidad de lo que ocurre en el espacio de la vida, prefiere el análisis de las partes, del ser muerto.

Sí, estamos fuera de contexto. Sí, no nos vendemos a los grandes intereses corporativos farmacológicos. Somos “bichos raros”. Quizás porque ponemos nuestra condición humana delante de nuestra condición de médicos, porque no nos subimos a una tarima para hacer nuestros diagnósticos y tratamientos, porque no imponemos conductas al organismo vivo, porque somos respetuosos de la Naturaleza, porque nos sentimos parte del sentir de las personas que nos consultan y nos piden ayuda, porque también sabemos aprender de ellas, porque no sólo oímos sino que escuchamos, porque reconocemos nuestras ignorancias y errores, porque "creemos" en la incertidumbre.

La Universidad no nos reconoce, y es lógico que así sea, no pertenecemos a su riñón, nos hemos desprendido de su forma de entender la salud-enfermedad. Pero lo que nos llena de alegría y de ganas de seguir haciendo nuestra amada Terapia Neural es el reconocimiento y agradecimiento de los beneficiarios de esta forma diferente de entender las cosas de la vida y de abordarlas, es decir de la gente común. Y esto debería ser suficiente porque más tarde o más temprano llegaremos a ser "100" como las monas de esa isla remota. 


Intervención 3: Anna Reig, España, 28/9/12

Con todo el respeto, me permito discrepar del Dr. Cabrera, pues no creo que seguir el camino de la ortodoxia sea el camino fácil; cuando uno tiene el conocimiento de algún otro método terapéutico que realmente cura, o al menos mejora, sin generar vicariaciones, ni supresiones, creo que es el que “naturalmente” aplicaremos, por más que conozcamos la manera de tratar desde la alopatía; bien es cierto que la alopatía, para el paciente (o el médico) desconocedor de lo que es la enfermedad, da en ocasiones resultados espectaculares, pero nosotros no nos dejamos engañar por esos falsos resultados, porque SABEMOS que las cosas no funcionan así y que al paciente al que se le ha suprimido por poner un ejemplo, algún tipo de dermatitis, y ha empezado a tener problemas respiratorios, se le ha hecho un flaco favor, pues de hecho se le ha enfermado más profundamente y más gravemente, pese a que él lo interpretará como un éxito; pero si el médico que le ha tratado conoce la verdadera esencia de la enfermedad, no puede más que arrepentirse de lo que ha causado, y si tiene conciencia, si es un verdadero médico (recordemos que el fin más alto del médico es el de curar , como bien decía Hahnemann, de la manera más rápida, suave y duradera), se arrepentirá antes o después de haber causado ese daño. O alguno de nosotros piensa que para él sería mejor seguir el camino “científico”?; Yo no lo creo.

Quiero aprovechar para agradecer a todos aquellos que participan muy activamente en el foro que propicien el que este perdure. Personalmente valoro mucho su entrega y sus comentarios siempre tan interesantes.

Y sí, pese a la distancia, la falta de tiempo consustancial a nuestra profesión y muchas otras dificultades, como bien dicen todos ustedes, somos una familia con ramificaciones por diferentes países y continentes….una bonita y gran familia.


Intervención 4: José Espinoza, Venezuela, 1/10/12

Saludos amigos foristas. Viendo los comentarios de la y los Drs. Anna Reig, Pablo Koval, Julio César Payán y Justo Cabrera viene a mi memoria el trance que me agobió cuando como profesor de Microbiología y Parasitología me resultaba difícil aceptar los resultados que obtenía al aplicar por vez primera la terapia neural y lo que me enseñaron en la Facultad de Medicina, de hecho me sentía en un callejón sin salida y a duras penas pude seguir mi camino tratando de concatenar ambos elementos para sensibilizar a mis alumnos en el para mi sorprendente campo de la terapia neural. Con el paso de los años viendo el camino recorrido me satisface comentarles que varios de esos alumnos ahora transitan la senda que para mi fue angustiosa pero llena de certidumbre y satisfacciones con seres agradecidos por las bondades de la terapia neural, un abrazo.

P. D. el Dr. Payán en alguna oportunidad que estuvo en Valencia Venezuela contribuyo enormemente a aclararme el camino que para mi estaba lleno de conflictos como buen egresado de una universidad ortodoxa la Universidad de Los Andes.


Intervención 5: Heberth García Rincón, 2/10/12

Apreciado Justo, ¡gracias por su hermosa participación!, gracias por compartir sus soledades que también son las mías y pienso que la de otros tantos colegas. Justo, sucede que fuimos paridos a la Medicina por una madre sobreprotectora, cuadriculada, con respuestas para casi todo, llena de normas y muchas certezas, que nos consiente tanto que casi no nos deja pensar y es muy poco lo que nos permite ver. Por esas "vueltas" de la vida y por diferentes razones, cada uno de nosotros "adoptó" una nueva madre totalmente complaciente e "irresponsable", que ante las preguntas no tiene otra respuesta que: piense; ante las eventualidades aconseja: plantee, solucione, improvise, proponga, analice, nunca nos da certidumbres, por el contrario, nos llena de incertidumbres, pero a cambio de esto nos hace totalmente libres.

La lucha es diaria, todos los días me descubro perdiendo el rumbo y me encuentro atendiendo pacientes y no enfermos, tratando enfermedades y no enfermos, entonces miro a mi nueva madre, me sonrie, sacude su cabeza y me invita a pensar, corrijo, me salgo del pensamiento ortodoxo, retomo el camino para hacer lo correcto y así volver a tratar enfermos y no pacientes y enfermedades.

Algún día, como cita Pablo, aparecerá el mono numero 100 lavando patatas dulces. Para que eso suceda y parodiando una consigna de la ya lejana primavera de Paris 1968 cuando los estudiantes gritaban: "pidamos lo imposible", yo los invito a que "pensemos lo imposible".

Un fraternal abrazo para usted y todos nuestros compañeros de soledades.

P.D. Justo, recuerde que la TN en si es pura poesía, está llena de vida, paisajes, hermosura y metáforas.


Intervención 6: Justo Cabrera, Colombia, 3/10/12

ACCIÓN Y REACCIÓN NEURALTERAPEUTICA
Cuando aplicamos un estímulo neural-terapéutico en un punto determinado ¿Qué esperamos a cambio? Que el organismo como un todo responda o no responda; que el tejido infiltrado se repolarice y se desinterfiera, logrando armonizar esa parte con el todo orgánico; que se altere la polarización normal tisular y no se produzca nada o que se aprecien síntomas que agraven el cuadro clínico sin remisión o con remisión posterior de los mismos mejorando o agravando la afección por la que consultó; que actúe a nivel nervioso central no importa la distancia periférica en que se aplicó, y como mensajero inespecífico estimule núcleos y estructuras encefálicas y medulares autonómicas que reorganicen las frecuencia e integridad de descargas de estímulos y “mensajes” haciendo más completa la vida del enfermo en su adaptación sinérgica consigo misma, con los demás y con la naturaleza… Podríamos seguir dando explicaciones y explicaciones a unos hechos evidentes en nuestra práctica diaria, pero igualmente misterioso (que linda es esa palabra) y difícil cuando racionalizamos fenómenos y procesos que dependen no de una variable para que se produzcan, sino de una multitud de factores coincidentes en tiempo, espacio y persona, e igualmente, en intencionalidad, honestidad y conocimiento.

Cuando le escuche al Maestro Payán, tratando de asimilarle hasta el parpadeo de sus ojos, “que la aguja muchas veces es una excusa”, supe, como estoy casi seguro que todos sabemos, que en el Arte de Curar muchas veces los medios utilizados son eso, medios, instrumentos, procedimientos, caminos, para lograr sintonizar al enfermo consigo mismo, con los demás y con nosotros, e igualmente, para entendernos nosotros con su organismo. La intencionalidad (el afecto, los sentimientos o el amor que se dispense al sufrido), la honestidad (actuar acorde con nuestra verdad) y el conocimiento (saber lo que se va a hacer y saber hacerlo) son esenciales en el acto médico, fundamentales en la relación médico-enfermo y trascendentales en los resultados terapéuticos; porque no se puede mentir aunque queramos… los hechos hablaran por si solos.

Esto que expreso no son conjeturas o disquisiciones mías sobre hechos prácticos y puntuales en las técnicas neural-terapéuticas y sus resultados clínicos. No es lo mismo un estrellado aplicado por Koval, por García, por ti o por mí. La aplicación diferirá en lugar, ángulo, profundidad y cantidad de procaína; pero también difiere en intencionalidad, integridad y conocimiento… y también difiere la aceptación y confianza del enfermo a su terapeuta. Es un hecho que los sentimientos son una forma de energía (aunque a muchos no nos gusta utilizar este nombre), y estos conjugan intencionalidad, honestidad y conocimiento. Hay que cultivar los afectos, la integridad y el entendimiento, no sólo para ser mejores personas, sino para ser mejores médicos. Sería bueno tratar estos temas, que aunque parezcan pendejos no lo son. Son la esencia del ser humano y de sus actos. Nosotros tratamos e
interactuamos con ese ser singular y único, humano por su naturaleza, al que llamamos enfermo.

PD. Es emocionante sentirse a gusto en un foro, y en el nuestro me siento entre hermanos. No conozco al Doctor García, ni al Dr. Koval, pero parece que desde hace años se bañan junto conmigo en el recodo del río al lado del bejucal que trepa por los ceibales de Santa Elena, mi sitio preferido para los atardeceres y eso es mucho decir. Del maestro Payan lo conocí obligado por el Dr Carlos Cortez que me embarcó yendo él como gendarme en un avión hacia una ciudad fría y desconocida (me perdí cientos de veces);pero que me dio la oportunidad de canalizar mis inquietudes y "mis descubrimientos" que hacía ya muchos años eran evidencias entre médicos preclaros como ustedes. Del Dr Payan y la Dra Yoseth agradecido, no hay palabras para describir los afectos, solo decir que hacen parte de mi familia hace justeza sobre lo que siento por ellos. Un abrazo familia!


PARA OPINAR, PROPONER, PREGUNTAR,
RESPONDER o SUSCRIBIRSE
enviar correo a
forodetn@gmail.com

Volver a Inicio