Editoriales

Temas en Discusión

Libro de Notas

Mesas Redondas

Ping-Pong

 

MESA REDONDA

Nº5

PARA OPINAR, PROPONER, PREGUNTAR,
RESPONDER o SUSCRIBIRSE
enviar correo a
forodetn@gmail.com

Volver a Inicio




Coronas de acero inoxidable

en odontopediatría


Presentación: Yosette Osorio D., Odont., Colombia

Las coronas de acero inoxidable han sido utilizadas desde los años 50 en odontopediatría . Son restauraciones extracoronales preformadas y se han usado para sustituir de manera completa la porción coronal del diente. Constituyen un importante tratamiento de elección en dientes primarios por su resistencia, retención, protección contra caries,bajo costo y facilidad de colocación.
Se indica su uso para restaurar molares primarios con múltiples superficies comprometidas, en caries rampante, caries recurrentes, posterior a pulpotomías o pulpectomías en molares primarios, en hipoplasias de esmalte, como mantenedores de espacio, en fracturas, en niños con facetas de desgaste amplias por bruxismo, entre otros.

Su uso es contraindicado en caries que comprometa la pulpa ,en piezas próximas a exfoliarse, en piezas con movilidad, en presencia de fístulas o abscesos, en dientes con reabsorción interna o externa y en dientes que no pueden ser restaurados por pérdida de estructura dentaria.
Según su composición se encuentran las coronas de acero inoxidable preformadas que contienen 70% de Hierro y menor porcentaje de níquel, blandas y maleables y las coronas de cromo –níquel las cuales tienen en su composición 70% Níquel, gran alérgeno, pero duras y con mayor resistencia a la deformación.
Estas coronas vienen algunas con el margen pre contorneado y otras coronas con el margen no pre contorneado. También hay coronas estéticas para molares temporales que son también de acero inoxidable con margen pre contorneado, que se comercializan recubiertas de material acrílico, plástico, o porcelana.

Pese a las ventajas que llevan a los odontopediatras a hacer uso de estas, creo que no se contempla un problema de gran relevancia y es el factor de tipo eléctrico lo cual las convierte en un posible campo de interferencia que podría afectar de manera distinta a los niños dependiendo de factores individuales. Recordemos que la saliva es electrolítica. Adicionalmente, estas coronas podrían comportarse como factores de sobrecarga en problemas pre existentes.
La cantidad de níquel en su composición las convierte en un gran alérgeno y si además de la presencia de estas coronas encontramos en los mismos pacientes otro tipo de restauraciones metálicas como amalgamas de plata, brackets u otros, se favorece el galvanismo, la liberación de iones metálicos y como consecuencia se favorece la intoxicación por acumulación de estos en el tiempo.

Esto sin tener en cuenta otro tipo de problemas que pueden generar como gingivitis por fallas en la adaptación, contactos prematuros que pueden favorecer otras patologías, posibilidad de ingesta de estas coronas cuando el molar esté próximo a exfoliarse, sobrecarga de estos materiales metálicos por exposición a radiación electromagnética.

Cabe recordar que el comportamiento como campo de interferencia obedece a factores individuales.
Se abre la discusión.


Intervención 1: Dr. Carlos Muñoz Abello, Odont.

Los metales en boca debieran ser siempre considerados como campo de interferencia, ya que normalmente estas son aleaciones de metales que generarán corrientes galvánicas. Ahora bien, tomando en consideración los trabajos del kinesiólogo oscar godoy, quien postula la relación entre escoliosis y terceros molares, si sumamos al sistema corrientes galvánicas aumentamos considerablemente la probabilidad de que el paciente presente algún signo o síntoma patológico.
Se me viene a la mente el caso de un paciente de 50 años aprox. operado de hernia lumbar, quien luego de la cirugía queda con el mismo dolor que lo llevó a operarse y se le sumó una escoliosis. Para resumir, se hizo retiro de todos los metales en boca y extrajo 2 dientes con endodoncia. El resultado fue desaparición del dolor y rectificación de columna. Con esto quiero decir que si en este paciente se resolvió una escoliosis por interferencia dentaria, por qué no pensar que un niño pueda presentar diferentes patologías (escoliosis, depresión, asma, etc.) Que sean de origen dentario, mas aún cuando la odontología tradicional promueve el uso de metales en boca agregando así un factor más que podría desencadenar una enfermedad.


Intervención 2: Heberth García Rincón, méd., Colombia

Excelente presentación del tema la que hace Yosette; pienso que vale la pena destacar su frase final "el comportamiento de CI obedece a factores individuales", ya que es fundamentados en esa individualidad y valorando riesgos vs beneficios que se debe tomar la decisión de realizar un trabajo de esos o retirarlo, puesto que como bien lo manifiesta Yosette, es esa individualidad y su historia de vida, lo que determina que se comporte o no como CI. Pienso que en general, en Odontología Neurofocal (ONF),esta debe ser la conducta para que cada vez seamos más certeros y evitar quejas como las que he tenido que escuchar por parte del cuerpo médico de la Clínica del Dolor de la Fundación Cardiovascular de Colombia (de la cual hago parte), con respecto a la agresividad con los tratamientos odontológicos; recuerdo especialmente 3 casos que me fueron comentados allí, sobre pacientes tratados por diferentes profesionales de la salud (Terapia Neural y ONF), entre ellos:
1. Paciente con neuralgia del Trigémino, exodoncia de 3 piezas (todas con endodoncia), sin mejoría del cuadro.
2. Paciente mujer con cuadro de hernias discales y lumbociática, a quien le practican una exodoncia y le son retirados los brackets, sin presentar la mejoría que le habían prometido.
3. Paciente mujer con dolor neuropático en región cubital, se retira una prótesis fija; tampoco se obtuvo la mejoría que le habían prometido.

Pese a que no era yo el profesional tratante, es muy difícil poder dar una explicación a los colegas ortodoxos sobre este tipo de situaciones y las inquietudes que éstas les generan. Pero no se trata de invalidar las bondades de la ONF (no faltaría más), sino de evitar caer en el reduccionismo y la linealidad que nos lleva a pensar que "metal en boca igual campo de interferencia", "endodoncia igual campo de interferencia"; por el contrario, pensar que ante cada una de estas situaciones estamos frente a un probable CI y el que lo sea o no como lo dice Yosette, depende de la individualidad de cada paciente, lo cual nos debe conducir a ser muy cuidadosos antes de tomar conductas agresivas.
Me gustaría conocer la opinión de los coordinadores del Foro y por supuesto la de todos nuestros amigos foristas.

Finalmente doctor Carlos Muñoz, muy acertado su comentario sobre los niños, es un buen llamado de atención especialmente para nosotros los médicos que casi siempre que tratamos niños, pasamos directamente a las amígdalas sin reparar en la dentadura.


Intervención 3: Pablo R. Koval, méd., Argentina

De más está decir que estoy plenamente de acuerdo con quienes me precedieron.

Quisiera aclarar el tema de la indicación de exodoncia.

En primer lugar considero que corresponde tener plena certeza de que esa pieza actúa como CI. No por tener metal o ser una muela muerta necesariamente actúa como CI, es más, quizás la exodoncia de esa pieza puede generar un desequilibrio en la mordida o el daño de una estructura nerviosa u ósea y eso sí traer problemas ulteriores. Muchas veces para "salvar" una pieza es necesario un conducto. Cuando no existe otra salida, doy mi consentimiento y el consejo de estar expectante.

Personalmente para establecer el diagnóstico de pieza interferente hago la prueba de Huneke cuando hay síntomas perfectamente reconocibles que puedan modificarse en forma inmediata tras la prueba o en las horas o días posteriores. En general la hago dos o tres veces para que el enfermo/a pueda corroborar también el diagnóstico. (También repito y/o busco algún CI próximo cuando la pieza es muy sospechosa y la respuesta negativa). Cuando los síntomas son intermitentes, para hacer la prueba le pido al enfermo/a que concurra en el momento en que presenta los síntomas. En los casos en que existen muchas piezas sospechosas y/o áreas de exodoncias anteriores, en una sesión infiltro la totalidad de ambas encías. En el caso de respuesta positiva hago luego una búsqueda individual secuencial. Una vez detectada una pieza claramente culpable indico su exodoncia y en consultas posteriores veo si alguna otra pieza sigue actuando como interferente.

Otro tema es la evaluación de la respuesta a la prueba Huneke. La reacción Huneke en segundos, es una reacción que a mi entender sólo se da cuando el CI tratado es único. Por lo tanto de ningún modo espero esa respuesta. En el mundo intervencionista actual prácticamente no existe el CI único, la enorme mayoría de las veces son varios CsIs interactuando interrelacionadamente. Entonces lo que espero es un cambio, una modificación en la sintomatología o en el estado de ánimo, en forma inmediata o más tardía y dure el tiempo que dure. Una vez extraída la pieza culpable seguramente aparecerán los demás CsIs involucrados.

No sé que opinarán los colegas, pero de acuerdo a mi observación, en la mayoría de los casos conviene empezar por la boca antes de abocarse a otros campos.

En el caso de las muelas de juicio, cuando están incluidas considero que no hay dudas que conviene extraerlas, siempre y cuando la condición del enfermo/a no sea puesta en riesgo. Me acuerdo de un señor con una pieza 48 incluida profundamente en la mandíbula superpuesta al canal nervioso cuyos síntomas mejoraron tratando otras áreas extraorales. Quedamos en mantenernos en contacto respecto de sus síntomas para determinar si el riesgo de su extracción se justificaba. Las cordales no incluidas que comprimen, que están inclinadas o que dificultan la mordida también conviene extraerlas.

Un tema interesante a discutir es si se puede actuar preventivamente. Es decir si en un enfermo/a con cordales en esas condiciones sin síntomas o sin respuesta a la prueba de Huneke conviene hacer las extracciones correspondientes. Otra vez la respuesta es individual. Pero sabiendo que, por ejemplo una muela de juicio en condiciones sospechosas puede generar en el futuro vasoconstricción coronaria o cerebral, pienso que es un tema que debería conversarse con el/la protagonista.

Otra cuestión preventiva es si conviene aceptar que inmediatamente tras una exodoncia de una pieza interferente se aproveche el hueco dejado por la extracción para insertar un implante. En estos casos me opongo y sugiero esperar un par de años.

Otro punto importante es el tratamiento post-exodoncia del odontón cicatrizal. Quisiera saber si en los pacientes presentados por el Dr Heberth García se hizo tratamiento del área de exodoncia. En el trabajo presentado 49) Cefalea y/o dolor cervical recurrentes crónicos en relación con la presencia de uno o más terceros molares (*), un porcentaje importante no presentó ningún beneficio tras la extracción, pero sí después de tratar el área cicatrizal (alivio total o parcial que requirió tratamiento de otros CsIs).


Intervención 4: César Medina, méd., Ecuador

Muy interesante  el foro de coronas  de  acero en dientes .......debo opinar  que  en mi pequeña  experiencia en este  campo me ayuda  bastante la  acupuntura  de voll que marca mas  de  50   dandome  una  pista  en este  dificil campo de  terapia  neural  ....en mi consulta  los  odontologos  trabajan bastante  con metales ..... sobre  todo en los  pacientes  que  superan los  40.......y como bien acota  el dr.  koval  suelen haber  mas  campos  de  interferencias  complicando aun mas  los  diagnosticos  si  a  estos  se  agregan cargas  toxicas  internas   y obesidad  .......  la  pregunta  es por  donde  comienzo...... considero comenzar  por  los  dientes pero cuando la  enfermedad  esta  fijada   por  lo tardio del diagnostico  el resultado  no es  del todo bueno por  lo que  suelo tener  mucha  cautela en  la  opinion  de  la  enfermedad  que  los  pacientes preguntan ......la  buena  relacion con el odontologo neurofocal  ....es  vital en estos  casos...... saludos  dr. koval


Intervención 5: Heberth García Rincón

En 2 de los pacientes mencionados, sé que se hizo el tratamiento en la cicatriz post exodoncia pues pude entrevistarme con ellos. Sin embargo pienso que el error empieza al caer en un diagnóstico reduccionista “metal igual a CI” o “endodoncia siempre igual a CI”, lo cual llevo a que se tomara como primera opción las exodoncias. Como bien lo dice el Dr. Cesar medina, es fundamental un buen dialogo con el Odontólogo Neurofocal.

Para terminar quiero citar las palabras del Dr. Julio Cesar Payán (*) sobre diagnósticos reduccionistas cuando se ejerce Medicina Alternativa con Racionalidad Ortodoxa donde dice: “Con tristeza vemos como en muchas ocasiones los planteamientos de las llamadas Medicinas Alternativas, presentados por médicos de formación occidental caen en la sectorización o encasillamiento del hombre enfermo en diagnósticos cuadriculantes llámeseles como se les llame. Así mismo en muchas ocasiones las visiones patológicas pecan de lineales y deterministas dentro del más puro corte mecanicista”; como sucedió en los casos que describí.

(*) Terapia Neural y Sistéma Nervioso. http://www.oocities.org/tneural/tnsn.pdf


 

Intervención 6: Oscar Godoy, klgo. Chile

 

En casos de odontopediatría quisiera agregar el efecto de los terceros molares, que pareciera está subvaluado.

En los niños, los efectos de los terceros molares son difíciles de evaluar y diagnosticar, ya que por lo general los síntomas reciben diagnósticos convencionales, como inflamación de cualquier estructura, o más precisados, como epifisitis de rótula, Osgood-Schlatter, Enfermedad de Sever, etc.

Quisiera graficar esto con el caso de los tres hijos de un amigo. La del medio, comenzó alrrededor de los 15 años con un cuadro difuso de dolor lumbar, que lo trataba con ajustes quiroprácticos de pelvis y columna, con los que el dolor cedía (parcialmente) por cierto tiempo hasta que nuevamente recidivaba. Incluso hubo un episodio de crisis un día en que yo no estaba en la ciudad, y un neurocirujano propuso un bloqueo facetario. Como llegué justo ese día, alcancé a examinarla antes que la llevaran a pabellón, y lo que tenía era un Sdr. miofascial del cuadrado lumbar. Luego del bloqueo no hubo ninguna mejoría, por lo que al día siguiente la traté en los puntos gatillo y salió de la crisis. Como ya llevaba varios años en esta situación, un día pensé si no sería un efecto de terceros molares, y siguiendo mi esquema de examen buscando sensibilización de hemicuerpo, hice bloqueo de la 16 y 32 ( 18 y 48) con lo que bajó notoriamente el dolor y se restituyeron las rotaciones de extremidades inferiores. Posterior a la extracción se estabilizó parcialmente, ya que está en un complejo tratamiento de ortodoncia, pero sin crisis.

Hace unos ocho meses, el mayor (21), me pidió un día que lo tratara porque estaba con dolor lumbar, esta vez, ya prevenido por el caso anterior, inmediatamente hice el examen dirigido y también era por terceros molares retenidos. Finalmente, la menor, de 12 años comenzó con dolor de rodilla izquierda por participar en un grupo de gimnasia artística. Nuevamente el examen salió sugerente de patología dentaria oculta y al hacer bloqueo de la 16, se eliminó el dolor de la rodilla, temporalmente. Actualmente está a la espera de decidir su extracción.
Aunque hace años que practico terapia neural, todavía resulta sorprendente que una niña de su edad, se levante de la camilla expresando que ya no tiene dolor de rodilla luego de un bloqueo dentario.

Con estos ejemplos, que es poco frecuente que se dé en los tres hijos de una familia, quiero graficar que en los niños desde tempranas edades empezamos a ver cuadros de dolor secundarios a problemas dentarios, pero que son tratados como disfunciones musculoesqueléticas comunes, imponiendo un largo período de alteración de las actividades de la vida diaria, y deportiva en algunos casos. Saludos.
 


 

Intervención 7:  José Espinosa, Méd., Venezuela

 

Muy interesante el tema de discusión para mi en lo particular no me deja de sorprender los hallazgos en esta área tan importante y olvidada por médicos y algunos odontòlogos, como en lo particular son muy pocos los jovencitos que atiendo poco puedo mencionar al respecto, mas sin embargo puedo mencionar el caso muy particular de una paciente abogada que desde hacia 48 meses sufría de anemia sin causa conocida aun cuando se exploro para averiguar el motivo todo estaba en orden excepto su hemoglobina que en oportunidades descendía a menos de 8 gramos lo que obligo a usar diversas terapias incluso transfusiones, es mas se le hizo punción de médula osea buscando la etiologia del proceso. Al verla lo único que halle fue un tratamiento de conducto a nivel de la sexta pieza superior del lado izquierdo que tiene que ver con bazo y según la medicina tradicional china con anemia sin causa conocida. Luego de tratar ese odontòn con aplicaciones de procaina la paciente tenia mejores niveles de la Hb cuando al fin acepto extraerse esa pieza dental sus niveles de Hb llegaron a 11 gramos y luego de tratar la encía se elevaron a 14 gramos y toda su sintomatologia debilidad mareos etc. desaparecieron. Otro caso de interés fue el de un joven de 19 años de edad con una contractura permanente (tic) que no respondió a ninguna terapia dada por médicos neurólogos, internistas o neurocirujanos, le solicite una panorámica dental donde se podía observar las cordales incluidas, luego de hacerle la extracción correspondiente y aplicar el neuraltepèutico en las áreas donde se hizo la cirugía todo el proceso desapareció, saludos y seguimos en contacto.
 


PARA OPINAR, PROPONER, PREGUNTAR,
RESPONDER o SUSCRIBIRSE
enviar correo a
forodetn@gmail.com

Volver a Inicio